Verdura puerta a puerta, así se salvan numerosos agricultores

Labrecos, en Cesuras, es una de las explotaciones que ha cambiado su sistema de venta ante el cierre de locales hosteleros


Oza-Cesuras / La Voz

De las huertas de Labrecos, en una parroquia de la antigua Cesuras, salía verdura para comedores de 12 colegios de la comarca. Colegios que llevan cerrados desde el 13 de marzo. También de esta huerta, que trabajan de forma conjunta los hermanos Aitor e Iván Lata, se surtían varios restaurantes de Betanzos. Restaurantes que están igual de vacíos que los colegios desde el estado de alarma. Y mientras los alumnos comen en sus casas y los hosteleros hacen números teñidos de rojo, en Labrecos han conseguido evitar el desplome económico reorientando el destino de sus verduras ecológicas. «Agora vendemos porta a porta», explica Aitor. Reconocen que el día que se encontraron con el confinamiento, tuvieron que deshacerse de una parte prevista para los comedores escolares, pero pronto encontraron destinatarios para los productos que nacen en estas 16 hectáreas. «Xurdiu dun xeito case fortuito, a xente comezou a chamar porque non se podían desprazar da casa, e incluso houbo quen veu á propia horta a mercar», indica Lata Rodríguez, quien está formalizando junto a su hermano una cooperativa en la que ya trabajan dos empleadas.

Gracias por leer La Voz de Galicia

NO TE QUEDES SOLO
CON LOS TITULARES
WEB+APP SIN LÍMITES
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
4,95 € /mes
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
VERSIÓN PDF
Accede a todas las noticias de la web y la app, lee en PDF el periódico diario y las revistas YES, Mujer Hoy y XL Semanal, y consulta la hemeroteca
9,95 € /mes
Suscríbete
Sin compromiso de permanencia

Verdura puerta a puerta, así se salvan numerosos agricultores