La defensa del parricida de Oza-Cesuras alega que su cliente sufrió un brote psicótico

Pide que se modifique la condena a prisión permanente revisable


A CORUÑA

La defensa del hombre condenado por matar a su hijo en Oza-Cesuras el Día de la Madre del 2017 alegó ayer que su cliente sufrió un «brote psicótico» en su recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia con el que pretende que se modifique la condena a prisión permanente revisable por asesinato con alevosía, con el agravante de parentesco, menor de edad, y de género por lesiones psíquicas a su exmujer.

El abogado Ignacio Espinosa, que defendió a Marcos Javier Mirás, solicitó que se aplique una eximente incompleta y «se reconozcan limitaciones en la facultad y voluntad de obrar», dijo, ya que presentaba «siete enfermedades psiquiátricas previas a los hechos» y no se le realizaron las pruebas psicológicas necesarias para evitar que el niño estuviese con su padre. Reclama que se tenga en cuenta como atenuante, que el acusado condujo a los policías al lugar donde fue hallado el cadáver del niño, al que mató golpeándolo con una pala de obra.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La defensa del parricida de Oza-Cesuras alega que su cliente sufrió un brote psicótico