Una reyerta, un caso de malos tratos y ningún policía en Oleiros

T. Silva OLEIROS / LA VOZ

OLEIROS

Sede de la Policía Local de Oleiros
Sede de la Policía Local de Oleiros EDUARDO PEREZ

La renuncia a las horas extras por la saturación de una plantilla mermada deja situaciones de riesgo sin cubrir

03 dic 2023 . Actualizado a las 21:12 h.

Hace un mes anunciaron que no harían horas extras, y durante las últimas semanas se han notado las consecuencias. Los agentes de la Policía Local de Oleiros se ausentan, no por voluntad, sino por imposibilidad matemática, en numerosos incidentes que suceden a lo largo del municipio. Se han producido casuísticas de todo tipo, como el robo en un local de Santa Cristina, con el intento de entrada en una vivienda colindante. La Policía se limitó a recoger la llamada y dar aviso a la Guardia Civil, porque no contaba con el número suficiente de agentes para acudir. Tampoco se vieron sus uniformes en algunos accidentes de tráfico con heridos, o en una pelea multitudinaria en Santa Cruz el pasado fin de semana, donde algunas personas sufrieron cortes de vidrio en la cara. También llamaron al 092 por cuestiones más domésticas, como la imposibilidad de vaciar un contenedor de basura por culpa de un coche mal aparcado; personas en estado ebrio que acosaban a otros viandantes; un coche que se incendió; una pelea de pareja de la que uno de sus miembros pidió ayuda policial; o una llamada del 061 para contener a un paciente con problemas psiquiátricos. Estas y otras incidencias fueron recogidas por la Policía Local, que apenas prestó atención telefónica porque no tenía medios para realizar su trabajo rutinario fuera de la sede policial.

«El fin de semana pasado no hubo patrulla, y se avisa a la Guardia Civil de Oleiros, que tampoco es que anden muy sobrados de plantilla», dice uno de los policías municipales. Actualmente los agentes se dividen en seis grupos, dos de mañana, dos de tarde y dos de noche. «Lo ideal es que cada grupo cuente con cinco policías, pero tenemos un grupo con cuatro y los demás con tres o dos, en determinadas situaciones un único agente puede acudir a una incidencia de riesgo si va acompañado de la Guardia Civil», añade el mismo agente.

Toda esta situación es la consecuencia de la decisión de la plantilla de no exprimirse con más horas extras, por lo que los turnos quedan muy mermados. Actualmente trabajan 18 policías cuando el cuerpo municipal debería tener más de 40. En un comunicado al Concello denunciaron la grave situación de sobrecarga, así como un sentimiento de «abatimiento generalizado». La decisión no es ni mucho menos un órdago al gobierno local. No hay una ruptura de relaciones con los responsables políticos y mantienen contactos periódicos con la concejala de Personal.

El alcalde de Oleiros considera que el nudo gordiano del conflicto se encuentra en la ley que facilita la movilidad de los agentes a las grandes ciudades, pero no al revés. De hecho, en los últimos meses se han ido a A Coruña nueve policías de Oleiros. Los que se quedan, instan al gobierno local a competir con otro tipo de estímulos como mejoras en el sueldo, o cuadrantes que ayuden a la conciliación.

Crítica del PP

Para el PP de Oleiros, principal partido de la oposición, se trata de una situación que no ha sabido tratarse en los últimos años. «El alcalde pretende solventar la sangría que supone la movilidad de muchos agentes a otros ayuntamientos vecinos con una insuficiente convocatoria de plazas», señala la portavoz de la formación, Loli Silva. «Las carencias de medios humanos y técnicos de la Policía Local quedaba enmascarada a menudo por la profesionalidad de los agentes y la sobrecarga de horas extraordinarias que acumulaban», añade Silva, quien recuerda que el pasado 7 de noviembre los policías se plantaron. «Nos solidarizamos con el agente que está de turno de noche, que asiste a la insólita situación de atender por teléfono una incidencia sin poder enviar la ayuda policial que el ciudadano reclama», concluye.