A Coruña y Oleiros anteponen el bus y el barco a la pasarela de la Xunta

David García A CORUÑA / LA VOZ

OLEIROS

César Quian

Inés Rey asegura desconocer los detalles de un proyecto que García Seoane rechaza

15 nov 2022 . Actualizado a las 19:34 h.

A Coruña y Oleiros tienen planes mejores para conectar ambos municipios que la pasarela propuesta por la Xunta. Los alcaldes de ambas localidades se reunieron este martes en María Pita para demostrar su oposición al proyecto del Gobierno gallego y anunciaron que trabajan en la creación de un servicio de transporte marítimo entre ambos municipios y en darle continuidad a la línea 1A de autobús más allá del verano.

Un día después de que la Xunta emplazase a ambos ayuntamientos a una reunión este viernes en la que se decidirá si se sigue adelante con el proyecto o no, Inés Rey y Ángel García Seoane mantuvieron un encuentro de media hora para anunciar que trabajan en la conexión marítima y por autobús, pero no en la peatonal y ciclista. Sobre el barco, explicaron que uniría A Coruña con Santa Cristina y Mera, mientras que la posibilidad de que llegue a Santa Cruz dependerá de si el calado del puerto es suficiente para recibir las embarcaciones. Este proyecto está pendiente de estudiar aspectos como las frecuencias o la demanda y no estará listo antes del 2024, además de ser necesaria la participación de la Autoridad Portuaria.

Más próximo y asequible es la opción de ampliar la conexión entre A Coruña y Santa Cristina mediante la línea 1A durante todo el año. Este año funcionó entre el 15 de junio y el 15 de septiembre y ambos municipios acordaron renovar el convenio, que acaba de caducar, con el objetivo de que la llegada de los autobuses urbanos a la primera rotonda de Oleiros esté activa de enero a diciembre, y no solo en la época estival. «Tranvías no pone obstáculo», dijo Rey. Ambos ayuntamientos deberán tratar este asunto también con la Xunta, que gestiona el transporte metropolitano con trayectos similares operados por otras concesionarias. 

Posturas conocidas

Estas dos cuestiones centraron los anuncios de los alcaldes, que abordaron el tema de la pasarela cuando fueron cuestionados sobre ello. Ni Inés Rey ni García Seoane modificaron las posturas que habían transmitido en ocasiones anteriores sobre un proyecto al que no muestran su respaldo. El más contundente fue el regidor de Oleiros, quien sentenció: «Non a vou permitir». Esta será la idea que transmita en la reunión del viernes en la delegación de la Xunta en la ciudad, en la que aseguró su presencia. García Seoane alegó que se tardó muchos años en recuperar la playa de Santa Cristina y que no existe espacio para un aparcamiento en las proximidades. Así, instó al Gobierno gallego a destinar los 8 millones a crear un paseo marítimo entre Oza y A Pasaxe o a mejorar carreteras en Oleiros. «Que se deixen de botar foguetes», concluyó.

En el encuentro también habrá representación del Ayuntamiento de A Coruña, más ambiguo en su postura. «No me puedo posicionar sobre algo que desconozco», explicó Inés Rey, quien aseguró que carecen de estudios de impacto ambiental, de movilidad o del encaje de la pasarela en los planes generales de ambos municipios, entre otros.

La alcaldesa fue bastante crítica con la forma de actuar de la Xunta: «El colmo es dar un ultimátum». Inés Rey calificó de «beligerante» la actitud del Gobierno gallego y dijo: «No se puede hacer nada sin hablar con los ayuntamientos». La regidora abrió una pequeña rendija a la esperanza diciendo que «si la solución a apostar por la movilidad sostenible es la pasarela, primero tenemos que verlo». El delegado de la Xunta, Gonzalo Trenor, solicitó a los alcaldes que «estudien bien la propuesta, que busquen la forma de que se pueda mejorar si es posible, pero que no boicoteen infraestructuras simple y únicamente por no ser ellos los que la lideran o los que han hecho la propuesta».

El Gobierno gallego quiere evitar que la actuación la pare un juzgado como con la vía Ártabra

La Xunta podría ejecutar el proyecto sin el beneplácito de los ayuntamientos a través de un artículo de la Lei de medidas de acompañamento dos Orzamentos da Xunta para el 2022 destinado a facilitar las infraestructuras de fomento de la movilidad sostenible que «actualmente carecen dunha lexislación específica que as regule».

A pesar de tener esta potestad, el Gobierno gallego quiere evitar que se produzca una situación similar a la que existe actualmente en la vía Ártabra. El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia emitió dos sentencias este año, ambas tras los recursos presentados por el gobierno local de Cambre.

Una de ellas anuló el proyecto del trazado y el estudio de impacto ambiental de esta infraestructura en el tramo comprendido entre la AC-221 y la AP-9, con extensión hasta la A-6, todavía sin ejecutar. Mientras, la otra se centra en el procedimiento seguido.

La Xunta no quiere que una actuación unilateral termine en los juzgados y con el proyecto paralizado o anulado. «Una vez que se empieza a ejecutar una infraestructura, si los ayuntamientos empiezan a boicotearla y a crear problemas jurídicos, al final es muy difícil que podamos hacerlo, muy difícil, siempre va a haber algún resquicio, algún formalismo, algo que haga que al final se paralice, se retrase o no se pueda iniciar la obra», aseguró Gonzalo Trenor, delegado de la Xunta.

El proyecto de la pasarela fue presentado en abril por Alberto Núñez Feijoo en su etapa final como presidente autonómico. Lo hizo en un Consello de la Xunta que se celebró en el Espazo Amizar.