El Sol y Mar de Oleiros vuelve a ser una trampa

La Voz OLEIROS

OLEIROS

La apertura del curso en la ESO y bachillerato provoca largos atascos que contagian a la Costa da Tapia

22 sep 2021 . Actualizado a las 11:42 h.

Esta semana las obras del Sol y Mar en Oleiros han vuelto a colapsarse a niveles que no se recuerdan. Los conductores que se dirigían hacia A Pasaxe desde Perillo han gastada muchos más minutos de la media habitual para avanzar en este tramo. Una semana después de empezar el curso los estudiantes de Primaria e Infantil, esta semana ya han recupero su horario habitual los alumnos de la ESO y bachillerato, lo que supone una suma amplia de vehículos al tráfico de Oleiros. Los efectos se han trasladado, además, a la Costa da Tapia, en Cambre, en parte porque algunos vecinos de Oleiros del lado de la ría prefieren atravesar las densas calles de O Burgo que esperar colas interminables en Perillo. También en la N-550 a la altura de O Portádego en dirección a A Coruña, en donde las retenciones llegaban hasta Vilaboa.

Las obras, inauguradas oficialmente el 15 de diciembre, comenzaron a ejecutarse el final de la primavera. Tiene una previsión de dos años y medio de duración.

Obras en el cruce del Sol y Mar (Oleiros), en un punto en el que han puesto 172 vallas.

Más de 170 vallas para un tramo de cien metros en las obras del Sol y Mar

lucía cancela

La odisea de las obras del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) en el cruce del Sol y Mar continúa. La margen derecha de la AC-12 en dirección entrada a la ciudad de A Coruña, está cercada desde hace dos meses por más de 170 vallas de obra.

Los operarios del Mitma trabajan actualmente en la segunda fase del proyecto. Este segundo asalto comenzaba a mediados de julio. Volvían los cortes a la vía y se levantaba el pavimento de las aceras para proceder a la reposición de los servicios afectados. O lo que es lo mismo, reubicar las líneas subterráneas de teléfono, de luz y de gas. Este proceso, comentan algunos vecinos, se está alargando más de lo previsto: «Están esperando a que acudan las empresas correspondientes a hacerse cargo de sus tuberías». Mientras tanto, el tiempo no ha pasado en balde para los usuarios de la zona.

Seguir leyendo