El alcalde de Oleiros pide a la Delegación del Gobierno que no permita la protesta de este sábado

La Voz OLEIROS / LA VOZ

OLEIROS

El retrato del Che preside uno de los salones del Ayuntamiento de Oleiros
El retrato del Che preside uno de los salones del Ayuntamiento de Oleiros MARCOS MÍGUEZ

La convocatoria es a las 12.00 en la estatua del Che en contra del régimen cubano. «Os do PP están detrás», dice el regidor. La Subdelegación prohíbe finalmente la celebración en la rotonda de Nirvana

23 jul 2021 . Actualizado a las 13:46 h.

El Ayuntamiento de Oleiros se desmarca de la concentración convocada para este sábado al mediodía en la estatua del Che. Una asociación de oriundos cubanos tiene previsto protestar aquí contra el régimen castrista al que denominan abiertamente de «dictadura». Pero el alcalde del municipio, Ángel García Seoane, no está dispuesto a facilitar la celebración de esta protesta. Por un lado, apuntó que la rotonda en la que se levanta la estatua del Che «é un xardín e non se pode pisar». Por otro lado, alega que mañana comenzarán las nuevas restricciones impuestas por la Xunta en materia sanitaria, con limitación de número de personas reunidas.

También apeló a motivos de seguridad viaria en la zona. «Ese día van pasar miles de vehículos rumbo ás praias de Oleiros ou aos moitísimos locais de hostalaría (el Concello está en nivel alto de restricciones), e pódese xerar un perigo», esgrimió García Seoane. Este argumento colisiona con otras protestas lideradas por él, como la escenificación de sus quejas a Fomento en la curva del puente de A Pasaxe o dormir en una autocaravana ubicada en el cruce del Sol y Mar para exigir el inicio de las obras.

Contradicciones

«Por todo isto, argumentamos negativamente á Delegación do Goberno», explicó el alcalde, que tildó la convocatoria de «folklore» en la que está detrás la mano del Partido Popular local. «Ao PP válelle calquera cousa para meter cizaña, esta manifestación está organizada por algúns cubanos pero é o PP o que está detrás, isto non ten nada que ver cos cubanos cultos e marabillosos que temos no Concello e aos que eu mesmo axudei a facer aquí a súa vida nos anos 90, cando Cuba sufría non só o bloqueo dos Estados Unidos senón tamén os dos países do Este tras a caída do muro de Berlín», indicó.