Todo el mundo quiere una piscina en el área de A Coruña

Elena Silveira
Elena Silveira A CORUÑA / LA VOZ

OLEIROS

Carlos Vilas, responsable de Multiocio Galicia S.L
Carlos Vilas, responsable de Multiocio Galicia S.L ANGEL MANSO

Las empresas instaladoras acumulan listas de espera hasta julio del 2022

21 jun 2021 . Actualizado a las 13:52 h.

El covid marcó un antes y un después en la demanda de vivienda. Mucha gente que residía en los núcleos urbanos se trasladó a casas aisladas en zonas rurales o unifamiliares con jardín. El verano pasado también se notó un incremento en la petición de licencias para construir piscinas en viviendas particulares. Pero este 2021 ha sido un verdadero bum: «Hay muchísima demanda. Es una verdadera locura. De hecho, las empresas instaladoras no dan abasto y mucha gente se acordó ya tarde de solicitar los permisos y los presupuestos, con lo que no podrá tener la piscina terminada para cuando esperaba», comentan desde un estudio de arquitectura que trabaja mucho en el municipio de Oleiros. Añaden que las tramitaciones administrativas llevan su tiempo, por lo que las licencias que no se hayan obtenido ahora, con el parón de las vacaciones, seguramente también tendrán que esperar al mes de septiembre u octubre.

Por su parte, Carlos Vilas, responsable de la empresa Multiocio Galicia S.L., confirma que tienen «muchísimo trabajo» y que no podrán aceptar más encargos hasta julio del 2022. «Sí, se puede decir que hay lista de espera. De hecho, hemos dejado de contratar obras porque sería imposible cumplir el plazo que pedía el cliente». Recuerda que durante la época más dura del confinamiento por el covid el sector estuvo totalmente parado. «Y cuando se empezaron a relajar las medidas, el trabajo llegó todo junto. Desde ese momento las solicitudes de presupuesto fueron continuas y tenemos trabajo garantizado para mucho tiempo». Eso les ha llevado a una ampliación de plantilla y a rechazar trabajos en muchos puntos de la provincia. Vilas explica que gran parte de sus clientes pertenecen a los municipios de Oleiros, Cambre, Culleredo, a la zona de A Zapateira y al área metropolitana de Santiago. Indica también que la demanda se ha disparado porque los propietarios de viviendas particulares ahora quieren tener una piscina en su parcela: «De hecho, nosotros instalamos más piscinas en solares con casas ya hechas que en parcelas de nueva construcción». Vilas explica que el bum del sector está ligado también a la nueva construcción, ya que las nuevas urbanizaciones que se están haciendo ya no incluyen una piscina comunitaria para todo el vecindario, sino que, ahora, cada chalé lleva su piscina propia.

Más demanda que en el 2020

Ignacio Carranza Landa, director de la tienda Leroy Merlin de A Coruña, asegura que el bum de las piscinas es mucho mayor este año que el verano pasado, cuando la población salía del confinamiento. «Si en el 2020 aumentamos las ventas un 50 %, ahora hemos subido otro 50 % con respecto a las del año pasado», confirma.