Sobresaliente a los estudiantes de Oleiros en las charlas de alimentación

La nutricionista Ana Golpe destaca la sensibilidad de los jóvenes con los hábitos saludables


Oleiros / LA Voz

Durante las últimas semanas, la nutricionista Ana Golpe acudió a varios institutos de Oleiros para dar charlas sobre buena alimentación y se encontró con que una gran parte de los alumnos ya conocía el plato Harvard, el icono más actualizado sobre las cantidades recomendadas en la ingesta diaria y que sustituye a la vieja pirámide alimenticia. No solo eso. Golpe también descubrió que varios alumnos del IES María Casares y el Neira Vilas son vegetarianos, algunos menos, veganos, y que ya hay unos cuantos chavales que cocinan habitualmente en casa platos saludables.

«Me pareció increíble la formación que tienen los estudiantes en esta materia, no me encontré con ningún caso de sobrepeso, vi que la mayoría practican deporte y me contaron algún caso en el que los padres les tenían prohibido comer alimentos ultraprocesados», relata Ana Golpe, a la que reclamó la asociación Aseduc para impartir estas charlas que continuarán en el mes de mayo en el instituto Miraflores.

La iniciativa partió de los propios centros educativos, que solicitaron al Concello de Oleiros la gestión de estas charlas. Y Ana Golpe, junto con otros miembros de Aseduc, protagonizó intensas jornadas hablando de salud y buena alimentación, al tiempo que descubría, con agradable sorpresa, la sensibilidad de las nuevas generaciones para con los buenos hábitos de vida sana. «Eran esponjas, me obligaban al llegar a casa a mirar más y más documentación porque estaban ávidos de saber alimentarse bien», señala la nutricionista, que tiene una clínica en la avenida de Finisterre de A Coruña.

Refrescos, esa debilidad

Buscando los puntos débiles entre los estudiantes, Golpe notó una cierta querencia a los refrescos entre la juventud. «Era como quitarle al adulto la copa de vino que acompaña las comidas», indica. «Es evidente que no puedes censurar los refrescos cuando van al cine y quieren comer palomitas, pero les recalqué la opción de sustituirlos por zumos naturales».

Ana Golpe también comprobó que en el IES María Casares de Oleiros reparten fruta durante los recreos para reforzar los hábitos saludables, y que entre el alumnado, el plátano está colocado en lo alto del podio de las frutas, mientras que el kiwi se sitúa más bien al fondo de la parrilla. «No les gusta por el pelo exterior y el hecho de tener que pelarlo», explica. Pero poco a poco se van concienciando de que cada fruta tiene su virtud alimenticia. También ha habido margen para la sorpresa del alumnado. «Han descubierto que las sardinas en lata o los jurelitos fritos tienen más calcio que la leche», recuerda Ana, quien, de forma inconsciente, incurre en un curioso juego de palabras por su condición de nutricionista: «Esta experiencia con los jóvenes me ha enriquecido muchísimo, me seguiré preparando porque son muy exigentes y quieren saberlo todo sobre la alimentación, a través de los profesores me han pedido que les remita bibliografía para profundizar más».

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
2 votos
Comentarios

Sobresaliente a los estudiantes de Oleiros en las charlas de alimentación