El banco de los enamorados está en Oleiros

Loreto Silvoso
Loreto Silvoso OLEIROS

OLEIROS

Loreto Silvoso

Este año ha sido un San Valentín «de convivientes», pero nada ha podido impedirnos pasear de la mano con nuestra pareja por los lugares más románticos de nuestro entorno

15 feb 2021 . Actualizado a las 13:33 h.

El amor no entiende de coronavirus. Sí, este ha sido un año duro para los solteros, pero el Día de los Enamorados ha llegado y una de las pocas cosas que podemos hacer -en este momento de altas restricciones- es disfrutar de nuestro entorno al aire libre, así que toca centrarse en el conviviente. Para avivar la llama, a pesar de los cierres perimetrales, nada mejor que una puesta de sol en Mera o en O Portiño. Sin embargo, además de los clásicos, hay muchos lugares románticos por descubrir en toda el área coruñesa. Hoy trazamos el mapa oculto de los rincones con más encanto de la comarca a visitar, cualquier día del año, no solo en San Valentín.

Nuestra ruta arranca en el Paseo da Ría, que recorre todo el borde marítimo de Santa Cristina (Oleiros) en dirección a Culleredo. Hacemos una primera parada en el bucólico embarcadero que está junto a la Fábrica. «Ese pantalán flotante es muy bonito y muy romántico», considera la wedding planner coruñesa Marta Rivadulla.

Un «Te quiero» con eco

Pasamos por debajo del puente de A Pasaxe. El paseo continúa por delante del torreón de los Bescansa y acaba desembocando en un rincón de cine. Es ideal, por ejemplo, para un momento romántico. Se trata, podríamos denominarlo así, del «banco de los enamorados», que no es perfecto, pero casi. Le sobra la papelera y le afea estar de espaldas a la ría. A favor juega su toque decadente y solitario; que está al abrigo de los hermosos árboles centenarios de alrededor; y unos abandonados azulejos de color azul, amarillo y naranja. Vamos, que lo ve Pedro Almodóvar y te monta una escena de película en un abrir y cerrar de cámara.

Continuamos nuestro amoroso recorrido por la zona y, previo paseo con posibles arrumacos por el parque Jose Martí, regresamos a la playa de Santa Cristina camino de Bastiagueiro. La también experta en bodas y romanticismo Olalla Blanco propone dejarse llevar por las descomunales vistas de A Coruña que hay desde el parque de Las 13 Rosas para luego conectar con toda la zona de As Galeras y divertirse un rato en el Miradoiro do Eco. Este puede ser el momento del «Te quiero».

No puede faltar en esta ruta el salto y paseo completo por el poético castillo de Santa Cruz, así como la siguiente parada con idílico descanso en el Noa Boutique, un hotel cuyas muchas reservas para este 14 de febrero no han podido hacerse realidad debido a las últimas medidas tomadas por la Xunta ante la tercera ola de coronavirus.

Encanto en el Pazo de Ibarrola

«Para mí, el sitio ideal y el más romántico del mundo es el paseo que va desde Mera a Canide, con el faro a un lado y, al otro, la torre y el mar, que no termina nunca. Hay unos banquitos en ese paseo que me parecen increíbles para ver la puesta de sol», observa Olalla Blanco, fundadora de la firma Tamarola junto a su hermana y socia Tamara. Esta última escoge, por cierto, como lugar romántico donde los haya, el Pazo y el Parque de Ibarrola, en Montrove (Oleiros). Para Tamara Blanco es una localización con encanto que no puede faltar en nuestra lista de sitios para una primera cita o para la número mil.

Si hay mar, naturaleza, aire libre y paz, puede haber fácil inspiración para el amor. Luego cada uno tiene su banco de memoria particular, claro, y eso le añade emoción e intensidad al encuentro. «Aquí influye mucho la experiencia personal; algo que le traiga recuerdos a una pareja que lleva tiempo unida puede no ser crucial para otra. Casi cada uno tiene su punto de vista. Seixo Branco puede ser muy romántico para uno y para otro no», dice Olalla.

«Pues yo fue ahí donde me di mi primer beso. Y fue lo más, mirando al mar», comenta, sobre la impresionante costa de Mera, la coruñesa Marta Rivadulla, que dirige El Sofá Amarillo. Además de las 13 Rosas y el Bosque de Liáns, para ella «un sitio súper bonito de la comarca son los acantilados de Arteixo, justo entre la playa del Repibelo y Valcovo». Otro lugar, también, de película.