El cruce del Sol y Mar de Oleiros, mojón y cuenta nueva

Las autoridades acaban de inaugurar las obras, tras más de 20 años desde su proyección


Oleiros

Cuando se llevan decenios esperando por un proyecto, la primera piedra es, realmente, la última. Eso es el mojón que ha quedado descubierto esta mañana a las 11.52 horas por el delegado del Gobierno, Javier Losada, y el alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane, un mojón que luce el punto kilométrico 5,2 de la AC-12, el nombre moderno de este tramo de la N-VI de toda la vida. Ese mojón simboliza que se acabó la espera desde que en 1999, los alcaldes de la comarca refundaran en el pazo de Mariñán la red de carreteras del área metropolitana. Han quedado por el medio muchas promesas, y unas cuantas vidas. «Nese cruce morreron moitas persoas», recordaba García Seoane. 

Esos muertos, igual que los años acumulados, son las cifras que quedan soterradas por otras nuevas que ahora se venden con optimismo y sensación del deber cumplido: 9,8 millones de euros, 28 meses de ejecución. 

El Sol y Mar dejará de ser un cruce para dibujar una glorieta en menos de tres años. Muy pocos con respecto a todo lo esperado. Por eso, ese mojón al que Losada daba suaves cachetes es, realmente, la última piedra del Sol y Mar.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El cruce del Sol y Mar de Oleiros, mojón y cuenta nueva