Vecinos de Oleiros piden un cierre más seguro en el parque O Graxal

Solo una barrera de helechos separa los columpios del desnivel de la ría


Oleiros

Varios vecinos y usuarios del parque O Graxal, en el municipio de Oleiros, solicitan un cierre perimetral de la instalación, ubicada entre la urbanización y la ría de O Burgo, precisamente por la cercanía con el estuario. En este punto solo una barrera de helechos secos salva la caída hacia el agua, por lo que los padres de varios de los niños que acuden a este recinto consideran necesario algún tipo de cierre para evitar sustos.

«Es evidente que las madres no debemos dejar de vigilar a nuestros hijos, pero algún despiste es inevitable, y un niño puede tomar el camino rumbo a los árboles y caerse al agua», señala una vecina de la urbanización. En esta zona ajardinada se han plantado árboles frutales por parte del Ayuntamiento, lo que dará alguna sombra en el futuro. «Pero como barrera es insuficiente. Se podría colocar una valla metálica fina justo en el límite, donde está la vegetación, y así no genera ningún problema visual», añade.

Dentro del deterioro inevitable, más en un lugar próximo al estuario así como los enfermizos grafitis, los vecinos aseguran que el Concello cuida periódicamente del parque infantil de O Graxal, tanto en lo que se refiere al césped como a los columpios, donde destaca un balancín por su brillo todavía nuevo y recién colocado.

Pero además de ese vallado que reclaman para evitar sustos, conminan a la Administración local a retirar una especie de raíl metálico ubicado en el suelo para separar el camino asfaltado de la zona verde, y que «se ha convertido en un elemento cortante y peligroso en caso de caídas». No obstante, el parque se encuentra en mejor estado que las vecinas pistas deportivas, estas sí, cerradas perimetralmente, pero con unas canastas en las que los aros ceden a la ley de la gravedad.

Desconchados en O Temple

No muy lejos de este parque y ya en el municipio cambrés (por el camino intermedio siguen ubicadas unas vallas desde que se desplomó parte del muro que bordea la ría), se levanta el parque infantil de O Temple, donde el gran barco central también ha sido asaltado por los grafiteros y, lo que es más preocupante, el suelo de corcho está muy degradado y compromete la seguridad de los niños en su entorno. Aquí no hay problemas de barreras, ya que el parque tiene su propio cierre perimetral.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Vecinos de Oleiros piden un cierre más seguro en el parque O Graxal