Civismo y buenas maneras en una jornada de intenso calor en Galicia

Solo la concentración de gente obligó a cerrar tres playas en Cangas y tres calas en Oleiros


Redacción

Las buenas temperaturas llevaron a muchos gallegos a pasar buena parte de la jornada al aire libre, pero sin aglomeraciones. El callejeo al sol de mayo, las terrazas con menor aforo y distancia entre las mesas, así como el paseo por las playas se convirtieron en los planes de un buen número de familias. Esta vez siquiera las advertencias de las fuerzas de seguridad se volvieron anecdóticos en el conjunto de Galicia.

Solo en las áreas metropolitanas de A Coruña y Vigo fue necesario cerrar algún arenal. Tres pequeñas calas de Oleiros (Canide, As Margaridas y Canabal) fueron desalojadas a primera hora de la tarde de este domingo debido a «un número excesivo de visitantes» para su ya de por sí limitada capacidad, según precisaron fuentes policiales. También en Cangas, en la ría de Vigo, fue necesario cortar el acceso a las playas de Menduiña, Pinténs o Nerga por la concentración de gente en los aparcamientos y caminos para que no bajasen a la arena. En líneas generales se cumplió. El Concello reconoce que por ahora no tiene intención de multar.

Sin complicaciones en el resto de Galicia. Pontevedra registró un nuevo día de abarrotes en las terrazas. Numerosos pontevedreses volvieron a acercarse a las Rías Baixas para disfrutar de las playas, pero sin tumbarse al sol ni bañarse. En algún caso, agentes de la Guardia Civil se acercaron a recordar que solo están abiertas para caminar.

En la comarca de Arousa únicamente constó una denuncia contra una persona que estaba pescando con caña en un arenal de O Grove (no se puede pescar hasta el lunes 18). La Policía Local hizo controles a 25 autocaravanas, pero todas cumplían los requisitos legales. En Cambados, Vilanova o Vilagarcía se vio mucha más gente que en los últimos días paseando o en las terrazas, pero no se presentó ninguna denuncia.

La policía local tuvo que llamar la atención en varios arenales de Carnota, Muros, Rianxo o A Pobra, porque varios grupos de personas tomaban el sol y se bañaban, pese a que aún no se puede. También las terrazas de estos municipios presentaron un buen ambiente.

Balarés, en Ponteceso, y Caión ofrecieron los espacios más concurridos y visitados en esta jornada en la Costa da Morte. En el único establecimiento que hay en el paraje pontecesán la terraza estuvo muy concurrida y también se constató una gran afluencia de vehículos. En Caión (A Laracha) los visitantes poblaron los dos principales locales al aire libre de esta pequeña localidad, que trabajaron a pleno rendimiento. El ambiente se mantuvo disperso en Camariñas y sin ningún tipo de aglomeración. En Laxe hubo algunos paseos por las playas, mientras el santuario da Virxe da Barca reabrió en Muxía para ofrecer su primera misa en los dos últimos meses.

En la comarca ferrolana no hubo incidencias. Las policías locales, eso sí, no dejan de patrullar para frenar el impulso de un gran número de vecinos de tumbarse en los arenales. En Ferrol se impusieron cinco sanciones por incumplir las normas, cuatro en terrazas y una a un peatón.

Información elaborada por B. Costa, X. Ameixeiras, B. Couce, J. Romero, A. Andrade, A. Lorenzo y S. Barral.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Civismo y buenas maneras en una jornada de intenso calor en Galicia