Vecinos y usuarios alertan del peligro de derrumbes en la avenida Che Guevara

Temen que varios árboles de gran porte se desplomen sobre la AC-173 y las viviendas


Oleiros / la voz

Las abundantes y continuas lluvias que cayeron el pasado fin de semana anegaron varios puntos de la comarca coruñesa y, en Oleiros, ocasionaron pequeños desprendimientos en los taludes que hay a orillas de la AC-173, en la avenida Che Guevara, a la altura del puente peatonal elevado frente al parque de Bastiagueiro. Aunque tan solo cayeron piedras y arena sobre el paso peatonal y el carril bici, usuarios y vecinos de esta zona temen que esta situación se reproduzca con consecuencias mucho más graves. De hecho, explican que hay varios pinos y eucaliptos con las raíces a la vista que en cualquier momento podrían perder los puntos de apoyo y caer sobre la carretera. «Los pinos no son eternos, tienen fecha de caducidad porque van envejeciendo y terminarán cayendo. Operarios del Concello podaron las ramas en algunos, pero siguen siendo un peligro», explicaba un vecino con una casa en la zona. También comentaba que el problema no es tanto que estos árboles, sus ramas o incluso las piñas caigan sobre las viviendas, sino que lo hagan sobre los viandantes, los vehículos o la carretera, una de las más transitadas del municipio junto con la N-VI. «El paseo es muy bonito y es muy útil para las personas que realizamos deporte, pero es verdad que hay zonas por las que pasas con temor. Es que aquí, estos árboles, están a punto de caer. Y si no caen los árboles te puede caer una piedra en la cabeza», aseguraba ayer una vecina de Perillo que utiliza casi a diario la senda ciclista. «Deberían revisar la estabilidad de los taludes», añadía otro vecino. Ambos coincidieron en que los árboles deben mantenerse y cuidarse, «siempre que no suponga un peligro».

No es la primera vez que se producen desprendimientos en esta zona, ya que el año pasado, como consecuencia de los temporales, se cayeron varios árboles en el área verde de Bastiagueiro, a escasos metros de donde se produjo el último este pasado fin de semana. En ese caso se retiraron los árboles caídos y otro de aspecto muy singular, ya que tenía sus raíces a la vista, pero que también despertaba el temor de los viandantes. Vecinos de Bastiagueiro explicaron que esta zona, al ser muy húmeda (pasa un regato) y al estar orientada al norte, el terreno se hace muy inestable. «Hace un tiempo también se cayeron piedras y tierra un poco más arriba, por la zona de aquellas casas», explicaba ayer un vecino, señalando el ámbito situado entre la rúa Niños y la rúa Anguias. «Y en mi casa, concretamente en la piscina, cayó un árbol que lindaba con la carretera», indicaba otro. Insistieron en pedir al gobierno local que revise de nuevo la estabilidad del terreno y de los árboles de gran porte que lindan con la AC-173.

Cruceiro de la iglesia de Dexo

Por otro lado, y en referencia al estado de conservación de cruceiro de la iglesia de Dexo, desde la Dirección Xeral de Patrimonio de la Xunta aclararon ayer que el Concello de Oleiros tiene la potestad de actuar en caso de que haya un riesgo evidente de caída de cualquier elemento urbano y que ponga en peligro la seguridad de las personas. Sin embargo, el gobierno local instaló las vallas de seguridad sin el preceptivo informe técnico municipal y sin que, en este caso, hubiera una dejación o una inhibición por parte del propietario, ya que el Arzobispado ya había iniciado los trámites para el asentamiento del cruceiro. «Neste caso, o máis probable é que houbera unha falta de comunicación entre o Concello e o párroco, pero o propietario non se desentendeu do caso e encargou os informes» necesarios para estabilizar el monolito pétreo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Vecinos y usuarios alertan del peligro de derrumbes en la avenida Che Guevara