Inquietud entre los vecinos de Santa Cristina por la presencia de jabalíes

La Xunta afirma que su central no recibió llamadas desde Oleiros por estos animales


Oleiros / la voz

«Claro que es preocupante. Son animales salvajes. Que lleguen a la zona de las casas puede ser peligroso, sobre todo si lo hacen en horas y zonas donde hay niños por la calle». Marisol es vecina de Perillo y explica que, hasta ahora, no tenía constancia de la presencia de jabalíes en un ámbito tan urbano como Santa Cristina. Isabel, que vive en Nirvana, explicaba ayer que los jabalíes están dejando de ser animales silvestres para casi convertirse en domésticos: «Vienen a los contenedores a buscar comida y yo creo que ya ni les damos miedo». En general, los vecinos de Oleiros consideran que la presencia de jabalíes cerca de zonas urbanas es «un problema» y puede llegar a generar situaciones de peligro. «No tanto por el hecho de que puedan atacar, porque solo lo suelen hacer si están heridos o se ven acorralados, sino porque pueden causar accidentes de tráfico», explicaba un residente en Perillo.

 De Bastiagueiro a Beiramar

Posiblemente fue un solo jabalí el que causó desde el pasado sábado numerosos desperfectos en las zonas verdes de Perillo y Santa Cristina. Siguiendo su rastro pudo llegar desde Bastiagueiro, continuar por el parque de Nirvana (donde levantó buena parte del césped) y bajar desde Perillo a Santa Cristina entre las casas. De hecho, algunos vecinos vieron un ejemplar adulto en la Rúa do Peixe y frente al Centro Cultural A Fábrica, y su rastro todavía es visible en la zona arbolada de la playa de Santa Cristina. Sobre las nueve de la noche se localizó dentro del parque José Martí y, aunque la Policía Local y la Guardia Civil le cerraron las puertas, finalmente decidieron no abatirlo y dejarlo marchar. Esa misma noche fuera visto, posiblemente el mismo ejemplar, buscando comida en Agramar y Beiramar. El alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane, considera improbable que un cerdo salvaje llegue hasta Santa Cristina y apuesta por la teoría de que alguien lo trasladó de forma intencionada al parque José Martí. También criticó que a pesar de que se llamó a las autoridades y servicios competentes para que fueran a recoger el animal cuando lo tenían recluido en el parque, nadie fue hasta allí.

Desde la Consellería de Medio Ambiente aclararon ayer sobre estas acusaciones que nadie llamó al Servicio de Conservación da Natureza de A Coruña alertando sobre la presencia de jabalíes, ni tampoco a los servicios centrales de Santiago. Y, al ser ayer festivo, fue imposible confirmar este punto con el Centro de Fauna Silvestre de Santa Cruz. Insistieron desde la Xunta en que se han autorizado diferentes batidas a lo largo de este año para controlar la población de jabalíes que vive en Oleiros y que la próxima se podrá llevar a cabo el día 19. En este caso se realizará en la zona libre de caza C-27 Colindante, a raíz de una queja presentada por un particular en la parroquia de Nós, muy cerca de Beiramar.

«Esto es una cochinada. No me extraña que lleguen aquí los jabalíes»

 E. Silveira

Es un lugar idílico. Fresco en los días de sol como ayer y donde se puede comer con tranquilidad bajo la sombra de los árboles. Muchos bañistas llegan a primera hora de la mañana a la zona arbolada de la playa de Santa Cristina para coger sitio, desplegar mesas y sillas y alternar los baños en el mar con la siesta al fresco. Sin embargo, y a pesar de que hay varios contenedores en la zona, cuando cae el sol el panorama es desolador. Vasos de plástico, botellas de cristal, cubiertos y platos de papel, pañales usados, un barreño de la ropa, sillas rotas, cajas y envoltorios de lo más variado de comida, mantas o, incluso, perchas y ropa interior sucia. «Dejan esto hecho una cochinada. No me extraña que lleguen hasta aquí los jabalíes», comentaba ayer una usuaria de la playa. Tanto ella como su acompañante, que recorren habitualmente el paseo marítimo, confirman que la suciedad es más habitual en este espacio pegado al Hotel City House Rías Altas que en la zona de los eucaliptos. «Se ve que en la zona más abierta de la playa, como están más expuestos a que los vean, recogen más. Pero los que vienen aquí, como es una zona que queda más oculta, dejan todo tirado», se quejaba la pareja. De hecho, algunas personas consideran que la presencia de basura y restos de alimentos (yogures abiertos, fruta...) pudo ser el motivo por el que los jabalíes llegaron a la playa el pasado fin de semana. «Supongo que por el olor, que fue lo que les atrajo, porque yo llevo viviendo en Santa Cristina muchísimos años y no recuerdo que los jabalíes hayan llegado hasta aquí», explicaba otra residente en la zona. Lo cierto es que, aunque en este ámbito suelen quedar desperdigados restos de comida, el jabalí que visitó la zona el pasado fin de semana se afanó en escarbar con pezuñas y colmillos varias parcelas bajo los árboles. «Non creo que o que veña buscando sexan os restos da tortilla ou do viño. Posiblemente chega ata aquí porque xa non quedan bosques ou neles non atopa comida», puntualizó otro vecino de Perillo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Inquietud entre los vecinos de Santa Cristina por la presencia de jabalíes