A Coruña suma 25 puntos conflictivos que generan importantes retenciones

Según un estudio de la empresa TomTom los coruñeses pierden 18 minutos al día entre tráfico lento y atascos


A Coruña / La Voz

«El atasco no es noticia en esta ciudad, donde se están registrando constantemente, pese a los semáforos o favorecidos precisamente por ellos», publicaba La Voz en agosto de 1968. Un año antes, en 1967, en toda la provincia de A Coruña había 59.058 vehículos matriculados, aproximadamente la mitad de los que hoy están registrados solo en la ciudad.

Un estudio elaborado por los datos acumulados por la empresa del navegador TomTom pone cifras a la situación en A Coruña, la décima ciudad con más congestiones de España, con 25 puntos conflictivos y en la que los conductores gastan 18 minutos diarios de espera en colas y retenciones, 68 horas al año en caravanas. Casi una cuarta parte del tiempo que se emplea en el coche en la ciudad son minutos de espera por tráfico lento y retenciones. Sin ellas los conductores llegarían a sus destinos empleando un 23 % menos de su tiempo.

Mucho ha cambiado la ciudad desde que el 16 de diciembre de 1902 Luis Méndez, según los estudios históricos de la DGT, matriculara en A Coruña el primer vehículo, un Decauville. El tráfico empezó a convertirse en un problema en los años 60, cuando el parque móvil comenzó a crecer, multiplicándose de año en año. En 1964, por ejemplo, había en toda la provincia 35.546 vehículos matriculados, que pasaron en tres años a casi 60.000.

Desde hace 15 años, con el parque móvil estabilizado en el municipio en el entorno de los 120.000 vehículos, las diversas obras realizadas en la ciudad -desde la apertura de Alfonso Molina en 1957 hasta la inauguración de la tercera ronda 58 años más tarde- han mejorado la fluidez, pero todavía quedan actuaciones pendientes para que A Coruña, situada en el ránking de TomTom como la ciudad número de 236 del mundo por tiempo perdido en retenciones, mejore su situación.

Los retrasos en el vial 18 y los atrancos puestos a la ampliación de Alfonso Molina no han ayudado a reordenar un tráfico que, según el estudio realizado por la empresa dedicada a los navegadores GPS, concentra sus problemas en el centro y en las áreas de mayor actividad económica.

El punto más caliente de la ciudad en retenciones es Linares Rivas, seguido por el entorno de la calle Ferrol y Juan Flórez. San Andrés, quinta, ocupa también un puesto destacado en el nivel de paciencia de los conductores. La ronda de Outeiro, en sus diversos cruces -San Cristóbal, avenida de Arteixo y avenida de Finisterre- está también entre las problemáticas, como también lo está, en puestos de cabeza, la rotonda del Pavo Real.

Entre los puntos donde más tiempo se pierde en coche destaca uno que no está en A Coruña, sino en Oleiros, pero que el estudio de TomTom incluye igualmente en la ciudad el arranque de la N-VI en Perillo. El puente de A Pasaxe y la avenida del Che Guevara están también en el listado de las vías conflictivas. La reforma de la N-VI y la ampliación de A Pasaxe son dos actuaciones pendientes que contribuirán a mejorar esas cifras de espera. Mientras no llegan, también allí toca tener paciencia.

La densidad en el túnel de la Marina se estabiliza en los 30.000 vehículos

Desde la apertura del túnel de la Marina el volumen de tráfico en ese punto -con el ramal del Parrote cerrado estos días por obras- se estabilizó en el entorno de los 28.000 coches diarios, medidos en la Avenida do Porto -antes de la bifurcación hacia San Antón- en los dos sentidos.

Según los últimos datos facilitados por el Ayuntamiento, correspondientes a la tercera semana de abril de este año, el volumen de circulación en esa parte de la ciudad apenas ha variado, con oscilaciones que van de los 28.110 coches al día el lunes a los 31.191 que pasaron un viernes. El volumen decae los fines de semana y el sábado baja de los 25.000.

Los cambios de tráfico tras la peatonalización parcial de la Marina han concentrado la circulación en la avenida do Porto. Durante los primeros meses de funcionamiento del túnel se registraron allí importantes retenciones a causa de la regulación semafórica de la plaza de Ourense. Modificada esta última, la fluidez, salvo incidentes, volvió a restablecerse y de hecho la avenida no aparece en la lista de vías congestionadas de TomTom.

Controles de radar

Por la superficie peatonal, eso sí, siguen circulando unos 3.000 vehículos diarios -el consistorio no facilitó los datos actualizados-, muchas veces a velocidades superiores a los 20 kilómetros por hora a los que como máximo pueden pasar por allí los vehículos autorizados. De hecho, el Ayuntamiento anunció que mantendrá en la Marina los controles periódicos de radar para evitar excesos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

A Coruña suma 25 puntos conflictivos que generan importantes retenciones