Buses al centro, una apuesta por el transporte público y una incógnita sobre la fluidez

Doce líneas entrarán en la ciudad a partir del día 6 para tratar de reducir 40.000 vehículos privados

.

A Coruña / La VOz

Quedan ocho días para que los buses interurbanos lleguen al centro de la ciudad. El Plan de Transporte Interurbano, al que se opone la Compañía de Tranvías, afronta su primera fase apostando por la sostenibilidad pero sin una respuesta clara en cuanto al tráfico.

Las líneas

Once más una. Las primeras líneas del Plan de Transporte Interurbano que accederán al centro de la ciudad a través de Entrejardines corresponden a los corredores este y centro. Serán 11 en total, a las que habrá que sumar el autobús del aeropuerto (línea 4051 entre el hospital Abente y Lago y Alvedro), que ya efectuaba paradas en la ciudad y que solo añadirá una nueva, en la plaza de Ourense. El resto de rutas, que llegarán al centro el próximo lunes 6 de noviembre, proceden de concellos como Sada, Oleiros, Cambre, Bergondo o Culleredo. Todas ellas pararán igualmente en la estación de autobuses tras atravesar Entrejardines salvo la línea 168 (Perillo, Montrove, Oleiros y Soñeiro), que pasará directamente por A Palloza, A Gaiteira, Os Castros, el Chuac y A Pasaxe. El resto de buses entrarán en la estación antes de salir hacia A Gaiteira, posibilitando que aquellas personas que deseen seguir bajando o coger el transporte en el entorno de Cuatro Caminos puedan hacerlo.

  

Los concellos

Cautos y a la espera. Oleiros y Sada son los concellos con más líneas inmersas en la primera fase del Plan de Transporte Interurbano. De hecho, todas las líneas que parten de Sada estarán incluidas en esta primera fase. El concejal de Medio Ambiente sadense, Liss Becerra, considera que esta es «unha boa nova para todos os usuarios do transporte de viaxeiros do municipio». Por otro lado, el Concello de Oleiros recuerda que «aínda queda moito por facer», pese a que este primer paso «está ben» y es un avance hacia un «sistema de transporte público eficiente». El gobierno oleirense cree que el plan debe mejorar y captar a las líneas que recorren el norte del municipio.

  

Los usuarios

Millón y medio al año. Según varios estudios previos, cada día entran en la ciudad 40.000 vehículos privados, con 1,2 viajeros de media por turismo. El tráfico es uno de los problemas principales de movilidad en el centro de la ciudad. Pese a ello, Xunta, Ayuntamiento y empresas creen que la llegada de los buses metropolitanos a Entrejardines no supondrá un incremento de los atascos, ya que contribuirá a una reducción del transporte privado en favor del número de usuarios en el público. Se calcula que millón y medio de personas llegarán al año en dichas líneas, ya que entrarán cada día 218 buses, entre 11 y 13 cada hora.

  

Los conflictos

Falta de entendimiento. La llegada de los buses se retrasó debido a los trabajos de saneamiento en Entrejardines. Antes, en mayo, Ferreiro había vetado el plan por falta de garantías. Ahora, el gobierno local califica la primera fase de «insuficiente», mientras que la Xunta señala al Ayuntamiento por falta de previsión a la hora de anunciar la apertura del corredor oeste, por Arteixo.

  

El resto del plan

Faltan aún 62 líneas. Restan 21 líneas del corredor este, otras tantas del central y todas las del oeste, 20 en total. Por tanto, la primera fase supone un mínimo paso para la consecución del plan. «Será importante y beneficioso la entrada de los buses de Arteixo. Siempre se dijo que sería la primera, ya que no se necesitaban obras», afirma Carlos Calvelo, regidor arteixán.

  

Las empresas

Esperanza y temor. Las tres empresas concesionarias de las 12 líneas de esta primera fase del plan son Autos Calpita, Automóviles Sigrás Carral y Eliseo Pita. Todos los vehículos que se utilizarán están adaptados al Sistema de Ayuda a la Explotación (SAE), que permitirá a la comisión de control tener en tiempo real datos como las condiciones del tráfico y de circulación del centro urbano, el cumplimiento de las frecuencias o la demora de los buses en las paradas. Fernando Míguez, director general de Autos Calpita, señala que, con el objetivo de poder cumplir con las expectativas del plan, han adquirido tres nuevos coches, y así «reforzar los horarios y las líneas». «Ha sido una situación muy peleada por nosotros, ya que creemos que será una buena medida y contribuirá a que más usuarios cojan el transporte interurbano», señala Fernando Míguez. El director general de Autos Calpita asegura que ha sido un proceso «estresante y que ha generado ansiedad», sobre todo «ante las noticias tan preocupantes que se publicaban». Pasado ese período, ahora lo que siente en su empresa son «nervios» ante tal responsabilidad, pero creen que «apenas influirá en el tráfico y reducirá el número de vehículos en la ciudad».

La necesidad de un marco de referencia metropolitano

Gael Sánchez

La entrada de los primeros autobuses interurbanos al centro supondrá un avance hacia una movilidad metropolitana mucho más sostenible, tanto por el esfuerzo realizado para incrementar la participación del autobús en el reparto modal y la reducción del uso del vehículo privado, buscando disminuir la congestión y sus costes ambientales, como respecto a la comodidad del usuario, facilitando la continuidad de su viaje hacia el centro urbano. Sin embargo, más allá de estos beneficios, hay cuestiones como el impacto en el usuario y en el tráfico existente, la ocupación del espacio urbano y la intermodalidad, sin olvidar la planificación y gestión conjunta del sistema de transporte, sobre las cuales es conveniente reflexionar de cara a alcanzar una movilidad sostenible, segura e inclusiva en la ciudad de A Coruña y su ámbito metropolitano.

Seguir leyendo

Votación
15 votos
Comentarios

Buses al centro, una apuesta por el transporte público y una incógnita sobre la fluidez