Miño ejecutará los avales por las deficiencias del párking de O Raxel

El alcalde estaba esperando a la incorporación de la arquitecta para tener el informe

.

Miño / la voz

Las deficiencias del aparcamiento subterráneo de O Raxel son viejas y el proyecto para que la compañía constructora los asuma, un pleito que no acaba de solucionarse. Ante esta situación, el alcalde de Miño, Ricardo Sánchez, ha decidido que como paso intermedio para conseguir que el recinto pueda ser utilizado con garantías para los usuarios pasa por ejecutar los avales que en su día presentó la constructora. Sánchez puntualizó que la toma de esta decisión se retrasó hasta la llegada de la arquitecta municipal, cuya plaza saliera a concurso y que se incorporó esta semana. Es a ella a quien compete ahora elaborar un informe que recoja el estado del aparcamiento, establezca las necesidades del entorno y determine la urgencia de las obras a acometer.

La obra del párking se enmarca en el cuestionado proyecto de ejecución del bulevar de la rúa Carreira, que supuso una inversión de 5,2 millones, tras varios modificativos, y en el que se denunció un sobrecoste de medio millón de euros y una deficiente ejecución, negada por la constructora que, por contra, aseguró que se ejecutara obra de más que no se llegó a cobrar. El juzgado de Instrucción número 3 de Miño abrió diligencias por esta causa y la Fiscalía estimó que podría haberse incurrido en un delito de malversación de caudales públicos y fraude, por el desfase entre lo que fue contratado en el 2006 y lo que finalmente ejecutó la empresa Espina y Delfín.

Más allá del sobrecoste de la obra, se habían denunciado también que faltaban estudios, como el geológico, que se recogían en las cláusulas del contrato, y el de evaluación de fuerzas para saber qué peso aguantaría el firme de la plaza.

En el caso del subterráneo, una obra que fue recepcionada por el Concello, las goteras son lo que más afean al recinto, debido a que hay filtraciones de la plaza superior y hay materiales de construcción que se deterioraron antes de lo previsto.

El proyecto para cobrar la ORA en el subterráneo quedara pendiente por el conflicto

El actual gobierno municipal había intentado, hace dos años, llegar al párking subterráneo la zona ORA con un cambio en la modificación de la ordenanza de tráfico, sin embargo fue una medida cuestionada por la oposición e incluso por los técnicos municipales, que ponían en tela de juicio que se pudiera cobrar por una infraestructura cuya ejecución está en tela de juicio. Entienden que no se puede hacer pagar a los conductores por unas instalaciones que desde el propio Concello se considera que se ejecutaron de manera deficiente.

Fue un asunto que quedó finalmente sobre la mesa cuando se aprobaron en pleno las zonas de aparcamiento de pago, pero se había indicado que la intención era que acabe siéndolo, lo que ayudaría a contar con más ingresos para unas arcas municipales condicionadas por varias sentencias urbanísticas que ha obligado a un plan de contención económica. Se da la paradoja ahora de que el entorno del aparcamiento es zona azul y de pago y en cambio este recinto cubierto goza estacionamiento gratuito, lo que lo hace que muchos vecinos recurran a él.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Miño ejecutará los avales por las deficiencias del párking de O Raxel