Una lección solidaria junto a los manzanos del pazo de Mariñán

La Asociación de Amas de Casa de Miño recogió la fruta para elaborar compotas que han donado a la Cocina Económica

.

Bergondo / La voz

Los jardines de Mariñán son como un museo botánico a los pies de la ría de Betanzos. Aquí hay especies muy diversas cuidadas con mimo a cargo de personal de la Diputación, propietaria del pazo. Pero también hay manzanos cuyo fruto pasa inadvertido con un corto recorrido vital entre la rama y el suelo, donde se acaba pudriendo.

Pero el año pasado, una vecina de Miño reparó en la gran pérdida hortícola y se lo trasladó a la asociación de amas de casa de esta localidad, quien se puso en contacto con la Diputación para poder recoger las manzanas. En su local social elaboraron mermeladas, compotas y membrillos que dieron a degustar, entre otros, al propio presidente provincial, Valentín González Formoso, quien les invitó a repetir recolección al año siguiente. Así, el pasado 5 de octubre las chicas de Miño acudieron a los jardines para recoger seis sacos de manzanas.

 Pero en esta ocasión tenían ideado un plan solidario. Durante más de diez días trabajaron las manzanas para elaborar 200 botes de compota y unas 30 latas de membrillo que serán donadas a la Cocina Económica de A Coruña. «Y también donaremos las manzanas que nos sobraron, junto con algunos kilos de azúcar para que hagan tartas a los usuarios de la Cocina», explica María López, presidenta de la Asociación de Amas de Casa de Miño. Ella y sus 16 compañeras acudirán hoy al pazo de Mariñán invitadas por el presidente de la Diputación, quien les agradece este hermoso gesto, además de garantizarles que las manzanas de Mariñán seguirán siendo suyas los próximos años. «Es una magnífica idea que sirve para aprovechar la abundante producción frutal de los jardines del pazo de Mariñán y ayudar a los que menos tienen», indicó Valentín González Formoso. En el año 1992 se plantaron en Mariñán 900 frutales autóctonos, entre ellos 400 manzanos y 200 perales. Además hay cerca de 300 árboles que producen fruta de hueso, entre ellos ciruelos, melocotones o pavías.

Gracias a esta iniciativa, las amas de casa salen de su anonimato para reclamar más adhesiones («necesitamos más socias»). Son ya 26 años de actividades con un reparto horario que suena estresante: «Los martes y jueves vamos al gimnasio, los miércoles tenemos ‘coloquio’, que son labores manuales en las que unas enseñan a otras, como ganchillar, calcetar…» Al menos una vez al año trasnochan para preparar la alfombra floral de la iglesia de Santa María de Miño, y son muchas las excursiones culturales que organizan, como al dolmen de Dombate, al pazo de Tor o a los cañones del Sil. «E Inditex, también conocimos Inditex por dentro».

Votación
7 votos
Comentarios

Una lección solidaria junto a los manzanos del pazo de Mariñán