El nuevo mandatario de Miño busca fórmulas de entendimiento con el PP

Sánchez quiere aplicar su programa y que se resuelva el conflicto de Fadesa sin que se embarguen las cuentas del Concello

El nuevo regidor, Ricardo Sánchez, asumiendo el cargo ante la mirada de los miembros del PP.
El nuevo regidor, Ricardo Sánchez, asumiendo el cargo ante la mirada de los miembros del PP.

Miño / La Voz

En el encuentro que mantuvieron ayer el exalcalde de Miño, Jesús Veiga, y el nuevo regidor, Ricardo Sánchez, para el traspaso de poderes se habló de muchas cosas. Entre ellas, la gobernabilidad del propio ayuntamiento. Y si bien Compromiso por Galicia sigue manteniendo su intención de crear una comisión de gobierno en la que esté incluido también el PSOE, tampoco descarta la posibilidad de gobernar en solitario, ni de llegar a fórmulas de entendimiento con el PP sin que ello constituya un pacto de gobierno en sí mismo.

Fuentes consultadas también indicaron que lo que está claro es que Ricardo Sánchez no se plantea la dimisión en ningún caso, sobre todo, después de que los miembros de su candidatura le ofrecieran su respaldo y apoyo unánime, a pesar de que algunos de los compañeros del nuevo alcalde denunciaron haber recibido «insultos y agresiones verbales» por parte de algunos vecinos.

Zanjado este punto, lo que queda es cómo se puede gobernar un ayuntamiento con un solo concejal. Una posibilidad que no se descarta en ningún caso y que desde Compromiso por Galicia ponen el ejemplo de Mazaricos cuando el BNG gobernó con un edil.

Condiciones inamovibles

Pero a pesar de estas pretensiones, en las que todavía no se ha tomado una decisión al respecto, lo que le preocupa al nuevo alcalde de Miño es que se cumpla su programa electoral. Y fuentes consultadas indicaron que fue precisamente de eso de lo que habló con Veiga. Además, hay tres condiciones inamovibles para Ricardo Sánchez, que arrojan también luz sobre las áreas que puede asumir el nuevo regidor. La primera de las cuestiones y así se lo manifestó al popular Jesús Veiga, es evitar que el TSXG no embargue las cuentas del ayuntamiento de Miño por el caso Fadesa. Para ello, aboga por una fórmula financiera, similar a la del rescate bancario, que le permita pagar a los expropiados de Costa Miño, sin que sea intervenido el propio ayuntamiento. La otra cuestión que también trasladó al PP es la necesidad de dar una giro de 180 grados a los servicios sociales que ofrece el ayuntamiento y la tercera es activar los sistemas de creación de empleo en el municipio.

Sin reparto de carteras

Niegan estas fuentes que la negociación con los populares se hubiera referido en términos de reparto de cartera sino de objetivos y de programa electoral.

Por su parte, el PSOE de Miño mantiene su rechazo a formar un gobierno con Compromiso por Galicia y considera que el nuevo regidor debería dimitir: «Si no había un pacto previo con el PP, lo que tendría que hacer es dimitir, aunque parece increíble que no lo hubiera porque si no, no levantas la mano cuando te vota», dijo el portavoz socialista, Manuel Vázquez Faraldo. El candidato socialista también que aseguró que no tiene problemas en sentarse a hablar con Compromiso por Galicia pero que en ningún caso formará gobierno con Sánchez.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El nuevo mandatario de Miño busca fórmulas de entendimiento con el PP