Un conductor que rebasa en Mesía el límite del etilómetro dice que fue a por «agua fresquita»

El individuo, que era reincidiente, aseguró con rotundidad que «venía de la fuente de coger agua fresquita»


A CORUÑA

Todavía no ha trascendido qué nivel etílico llevaba al volante, pero lo cierto es que el individuo, que fue parado en un control a las 12.16 horas cuando conducía por la AC-223 a la altura de Mesía, superó el tope máximo del alcoholímetro de la Guardia Civil. Hasta el punto  que los agentes, que le dieron el alto en el kilómetro 8,5 de la citada carretera, tuvieron que solicitar la presencia de un vehículo dotado de etilómetro de precisión porque «no fue posible determinar la tasa con el etilómetro de aproximación, dado que rebasaba el límite de medida de este dispositivo». 

 

El hombre, que en ese momento, según el parte del instituto armado, «afirmó rotundamente que venía de la fuente de coger agua fresquita», ya había sisdo sorprendido en parecidas condiciones en julio del año pasado y en enero pasado, por lo que la Guardia Civil considera que «tiene problemas de adicción al alcohol» y ha propuesto a la Jefatura Provincial de Tráfico que le realice una revisión psicofísica «extrarodinaria» y determine si considera oportuno que lo evalúe personal facultativo de los centros habilitados. 

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Un conductor que rebasa en Mesía el límite del etilómetro dice que fue a por «agua fresquita»