«É unha marabilla telas aquí e ver cómo coidan ós seus nenos»

Una pareja de cigüeñas hace su nido, año tras año, en un carballo de una parroquia de Mesía


Mesía / la voz

Quizás llegaron de París. Quizás son las que se encargan de entregar a los niños que nacen en Mesía. El caso es que una pareja de cigüeñas se ha asentado en la parroquia de Olas y tienen a todos los vecinos embelesados. Manolo Blanco, que les hace un seguimiento casi a diario, explica que llegaron en 2012: «Naquela ocasión criaron un pitiño. Marcharon e despois seguiron vindo tódolos anos». Recuerda que en 2014 y 2015 tuvieron dos crías, pero la sorpresa ha sido que este año eclosionaron cuatro huevos: «É unha marabilla telas aquí e ver cómo coidan ós seus nenos. Sempre miran por eles, incluso mellor que algunhas persoas. Se vai moito sol fanlles refuxio coas ás e tamén se vai moito vento. Iso aínda non o fai un bo cristián», explica emocionado.

Esta pareja de cigüeñas comenzó el pasado mes de marzo a hacer el nido. Como siempre, eligió lo alto de un carballo podado y que está cerca de la granja de Manolo Blanco. «O 12 de abril xa tiñan os pitos. Crecen moi rápido e xa están tan grandes coma os pais. Haberá agora dez días que saíron voando do niño. Isto é unha marabilla», insiste con una luminosa sonrisa en la boca.

También explica que no es fácil observarlos porque cuando se acerca una persona al carballo los pájaros se esconden. Las dos cigüeñas adultas no muestran tanta timidez a la hora de conseguir comida y cada vez que se ara o desbroza un terreno se lanzan a buscar pequeñas culebras, gusanos o cualquier bicho que les sirva para alimentar a sus polluelos. «Xa veñen ao carón do tractor. Andas traballando na terra e veñen detrás de ti. Buscan e buscan para levarlles a comida aos seus fillos», comenta.

Manolo está pensando en preparar otro árbol cerca de su casa, otro carballo, «para que veñan máis cigüeñas e fagan máis niños». De hecho, tal y como constata, cada año llegan más a Mesía. «Que eu saiba hai outro niño grande en Meilán, outro en O Mato, que xa está abandonado, e outro máis en Queiroga, con dous pitiños tamén».

Expertos en ornitología confirman la presencia cada vez más habitual de cigüeñas en la provincia de A Coruña. Indican que en Lugo y Ourense es bastante habitual verlas anidando y que hay estudios más o menos fiables de la población que llega de otras zonas. Óscar Rivas López, presidente de la Sociedade Galega de Ornitoloxía, comenta que la Ulloa coruñesa y el ámbito de Melide fue la primera zona de expansión con nidos testimoniales. «Agora o incremento é máis notable. Na zona de Ordes, por exemplo, temos localizadas tres parellas que levan varios anos establecidas e tamén hai niños en Mesía e pola zona de Teixeiro e As Cruces», indicó en referencia a la provincia coruñesa.

Rivas López enumera varias razones por las que las cigüeñas están entrando en Galicia, entre ellas las condiciones geográficas: «Están presentes en zonas chas, vales de ríos e ámbitos agrarios onde lles é máis fácil encontrar alimento. Non é tanto polo clima. Realmente o determinante é o alimento». Aclara también que las cigüeñas entran en Galicia por los grandes ríos: Miño y Sil, cruzando la zona de Valdeorras y también Monforte. En Galicia también se saltan el tópico de que anidan en lo alto de los campanarios y aquí prefieren árboles podadas. «Prefiren sempre unha árbore ou unha base natural e, se non hai, empezan coas estruturas artificiais: torretas de luz, edificios, ou mesmo grúas que levan moito tempo paradas, como xa pasou en Teixeiro». «Aquí, como chove moito, os tellados das igrexas non lles valen xa que son estruturas máis verticais e nelas é máis difícil colocar os niños», explica.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«É unha marabilla telas aquí e ver cómo coidan ós seus nenos»