¿Quién metió un árbol en la red de alcantarillado de Irixoa?

La Guardia Civil investiga el sabotaje junto a la casa de un vecino de A Viña. «Teño claro quen foi», dice el damnificado


Irixoa / La Voz

Algo no fluía en O Chao da Viña junto a la casa de José Manuel. La canalización de los desagües parecía atascada desde hace tiempo. Este vecino de Irixoa pasó el confinamiento en Ferrol junto a su madre, y al regresar, notó que todo seguía sin fluir en los conductos que rodean su casa, aislada del resto de edificios. Aprovechó unas obras de drenaje junto a los cimientos de su vivienda para hacer una especie de baipás con respecto a la canalización central porque, ya se ha dicho, aquello no fluía. Su sorpresa fue cuando, después de burlar aquel tramo de cañería supuestamente colapsada o averiada, descubrió, unos metros más abajo que el tubo central también estaba colapsado y no de forma aleatoria. Al levantar la tapa de la alcantarilla vio una masa de espuma de poliuretano compacta que clausuraba el caño. Avisó al Ayuntamiento de Irixoa y al alcalde, Antonio Deibe, no le hizo especial gracia comprobar que bajo la masa de espuma se escondía un tronco de árbol. Los operarios siguieron abriendo el terreno sobre la ruta de la cañería y vieron que el tronco, estrecho, superaba de largo el metro y la espuma llegaba a casi tres. Un sabotaje en toda regla a la cañería municipal a la altura de una única conexión. «Sei perfectamente quen foi, bueno, ho, téñoo clarísimo», explicó el vecino afectado . «Isto é un boicot a os bens públicos, non quedará máis remedio que soldar as tapas das alcantarillas para que non volva pasar -señaló el regidor-, isto supón un gasto ao Concello e, polo tanto, a todos os veciños de Irixoa». Será el trabajo de dos operarios durante un par de días y el nuevo material el que repercuta en el bolsillo de los vecinos. El sabotaje está siendo investigado por la Guardia Civil de Irixoa, donde el Concello notificó los hechos. José Manuel está convencido de que si los agentes tiran del hilo correcto darán con la persona que él tiene en mente y la prudencia le recomienda no decir públicamente. «Seino eu e máis xente, si ho», insiste.

Con este desagradable episodio, el alcalde de Irixoa recuerda ahora otro que en su día no se comentó para no alarmar a los vecinos pero supuso un sabotaje aún más grave: «Fai dous anos apareceron tripas de animal na depuradora do municipio (casualmente, también en O Chao da Viña), aquilo contaminou a auga e fomos sancionados por Medio Ambiente». De los 15.000 euros de multa que la Administración autonómica impuso al Concello, finalmente se redujo a 5.000. «Non entendemos por que se fan este tipo de cousas xogando coa saúde da xente».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

¿Quién metió un árbol en la red de alcantarillado de Irixoa?