«Mi alianza le servía de pulsera»

Adriana adelantó su llegada al mundo quince semanas. «Yo la tuve tumbada en la palma de mi mano», cuenta Bárbara sobre su hija de 740 gramos. Hoy tiene seis años


A Coruña / La Voz

-¿De qué color eras al nacer?

-Morado.

-¿Y por qué eras morada?

-Porque nací antes de tiempo.

Ajena al barullo de la fiesta del prematuro, Adriana dibuja unicornios como Claudia, el muñeco con el que duerme, y como el estampado en el pecho del disfraz con el que se vistió ayer para el día dedicado a los que, como ella, ven el mundo antes de lo esperado. «Yo la tuve tumbada en la palma de mi mano. Su manita agarraba mi uña y me sobraba uña, su brazo era como mi dedo... dentro de mi alianza cabía su muñeca», cuenta la mamá, Bárbara. «Cuando lo digo, no me creen», apunta. Y entonces enseña las fotos.

Le pusieron nombre cuando estaba de cuatro meses, y casi ya no les dio tiempo a más. A las 25 semanas de embarazo y faltando 15 para la fecha de parto, Adriana se presentó. Tres días lograron retrasar un nacimiento, con dolor, delirios y desmayos, para el que solo le daban un 30 % de posibilidades. «Ahí es cuento te das cuenta de que no es tan importante el color con el que ibas a pintar su habitación», dice Bárbara. Y Adriana nació. Tenía que haber sido el 11 de junio, pero ocurrió el 3 de marzo del 2013 y «tan pequeñita como era, la oí llorar. Yo todavía me pregunto cómo es posible», dice Bárbara antes de insistir en que «si no hubiese nacido en el materno, no estaría aquí». Sus 850 gramos bajaron a 740 en dos días y «todo es surrealista... un día nos dijeron que tenían una buena noticia porque ya comía el doble, y eran... ¡4 mililitros! ¿Cómo te puedes alegrar tanto?», dice sobre la medida de la felicidad. De los cables y máquinas que la rodeaban le quedó el cariñoso apodo con el que la llama la abuela: «Gusi -explica la peque- porque yo también tenía luz».

Estuvo casi tres meses ingresada, pero criarla no ha supuesto más que «saber que cosas normales, como sentarse o caminar, tardarían un poco más», explica. Y así fue. Esperaron a que se le cerrase el ductus cardíaco, fue difícil encontrar zapatos y ropa de su tamaño, con la que ahora viste a sus muñecas pequeñas, y ha pasado las enfermedades típicas de la infancia. Adriana está en 1º de primaria en el colegio de Tarrío, donde su asignatura preferida es plástica. ¿Y el color? «Este», dice señalando el morado.

Cien palabras sobre los que llegan antes de tiempo

Del poder que pueden tener las palabras, por muy largas, raras o enrevesadas que sean, va el libro presentado ayer en la Fundación María José Jove de A Coruña, que un año más celebró el Día del Prematuro reuniendo a padres con sus pequeños grandes tesoros y apoyando un proyecto para ellos con la Fundación Profesor Novoa Santos. En esta ocasión, el glosario Pequeños héroes con las 100 palabras que las familias de niños llegados antes de tiempo quieren entender. Obra de Álex Ávila y Loli Eiriz, pediatra y supervisora de la unidad de Neonatología del Hospital Teresa Herrera (Chuac), ya está disponible en la web, se reparte en la planta en la que se gestó y en la que nacen los protagonistas de sus páginas y se distribuirá en los centros que reciben a los que tienen prisas por llegar.

 La intención es, como señaló Felipa Jove, presidenta de la FMJJ, conseguir que ese lenguaje ajeno que rodea a una nueva vida cuando se presenta anticipada no se convierta en «una nube abrumadora de términos incomprensibles».

«Es una herramienta para ayudaros a conocer el planeta en el que, de repente, aterrizáis cuando nace vuestro niño, que también es un pequeño marciano en un universo desconocido al que tenéis que enfrentaros llenos de miedos, angustia e incertidumbre», resumió Eiriz a las familias reunidas antes de reivindicar el protagonismo de los bebés y sus papás en un comienzo vital que a menudo cumple meses entre máquinas, catéteres y sondas antes de estrenar la cuna de casa. «Ejercer la medicina es también acompañar, paliar, reducir riesgos e informar, hacernos entender», agregó Ávila, de modo que para él idear este diccionario familiar no tuvo otro motivo que «intentar hacerlo todo un poco más fácil».

Día del Niño Prematuro en la Fundación María José Jove
Día del Niño Prematuro en la Fundación María José Jove

En un centro en el que cada año nacen 250 prematuros -medio centenar de ellos grandes prematuros- ayer mismo estaban ingresados «cuatro que juntos no pesan cuatro kilos», dijo José Luis Fernández Trisac, coordinador de la unidad coruñesa, la única de máxima complejidad del noroeste español, y de cuyo trabajo «podemos sentirnos orgullosos», sacó pecho el gerente del Chuac, Luis Verde.

Con bebés-milagro de poco más de medio kilo y 24 semanas, Trisac apostó por el que a su juicio «será el verdadero avance» de la neonatología: cuidar el ecosistema con el que se encuentran los que vienen al mundo con demasiado adelanto. La luz, los sonidos, el método canguro, la piel con piel, o que los papás impregnen una tela con su olor para que su pequeño se sienta siempre acompañado mientras está en la incubadora son también, en su medida, parte de un tratamiento para sacar adelante a los pequeños entre los pequeños, criaturas cuyos primeras semanas en el mundo movilizan a un centenar de profesionales a su alrededor. Con ellos, integrados dentro de la uci, los padres, para quienes, a falta de manual de instrucciones, se abre ahora un diccionario para tratar de entender un vocabulario médico, complejo y que a menudo asusta cuando, al final, de lo que se habla es de sobrevivir.

 

Sanidade incorpora la vacuna del rotavirus para los niños prematuros

Desde el lunes la recibirán los nacidos entre las semanas 27 y 32 de gestación

Elisa Álvarez

La Consellería de Sanidade incorpora desde este lunes la vacuna frente al rotavirus para los niños prematuros. Se aplicará a los lactantes nacidos entre la semana 27 y 32 de gestación siempre que no existan contraindicaciones y se darán dos dosis, una entre la semana seis y doce, y la segunda inyección en las primeras veinticuatro semanas. 

Se trata de una vacuna muy demandada por los pediatras, y lo cierto es que en la práctica casi todos los padres pagaban este producto de su bolsillo, que tiene un precio para las familias de casi 200 euros entre las dos dosis. La infección por rotavirus es una de las patologías más prevenibles, y el riesgo de complicaciones aumenta de forma considerable en los niños nacidos de forma prematura, especialmente en forma de diarreas que pueden ser potencialmente graves.

El riesgo asociado al rotavirus es inversamente proporcional al peso del recién nacido. A más peso, menos posibilidad de complicaciones. Un lactante con menos de 2,5 kilos de peso tiene el triple de riesgo de acabar hospitalizado por una gastroenteritis por rotavirus.

Los estudios sobre la efectividad de la vacuna demuestran que esta protección reduce la hospitalización en un 98 % en los niños nacidos con pesos inferiores a 2,5 kilos, y un 93 % en los que no superan el kilo y medio. 

La administración de la nueva vacuna es compatible con la aplicación de todas las que están incluidas en el calendario de vacunación infantil. Las dosis estarán disponible a partir del próximo lunes y la administración de esta inyección quedará reflejada en el registro del Programa Galego de Vacunación. 

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«Mi alianza le servía de pulsera»