Ángeles Dorrio: «El talento musical no garantiza el triunfo; la suerte y los contactos, sí»

La artista coruñesa estrena banda con ella al frente y prepara ya su nuevo disco


A CORUÑA / LA VOZ

Dicen que las voces graves de mujer son las más bonitas y las más difíciles de encontrar. Pues en un estudio del barrio de Os Castros suena cada día, -entre partituras, micros y atriles-, la de Ángeles Dorrio, una mujer que nació para ser cantante.

-Lo de «canta como los ángeles» en su familia es para patentarlo.

-Lo dice por mi madre y mi abuela, que se llaman Ángeles como yo. Pues mi bisabuela tenía tal chorro de voz que en misa solo se la oía a ella.

-Pero los Dorrio son deportistas.

-Sí, mi hermano fue campeón gallego de triatlón.

-¿Cómo es la Dorrio artista?

-Soy una artista vocacional. Desde que nací, la música es lo más importante para mí.

-¿Fue una pequeña Marisol?

-De niña me pasaba el día cantando. Recuerdo utilizar cualquier objeto a modo de micrófono, un cepillo de dientes o lo que fuera. ¡El palo de la escoba era el pie de micro! [Risas]

-Desde entonces ha estado en decenas de grupos, ha dado cientos de conciertos y en el 2013 sacó su primer disco.

-Con Ten Soul me lancé como compositora y como solista. Fue una gran alegría para mí y lo sentí como un empoderamiento.

-Recuerdo a su madre vendiendo el disco en el quiosco de la Plaza de España.

-Pues justo ahora se acaba de jubilar. Yo me crie ahí, en el barrio de Monte Alto, Zalaeta, la Torre...

-¿Feliz en su nueva etapa?

-Sí. Acabo de crear esta nueva banda y estamos empezando a dar conciertos. Y este año, si todo sale bien, quiero grabar un disco. Ya estoy componiéndolo.

-Ya son muchos años dando el callo en el escenario.

-¡Uf! ¡Voy para 25 años!

-¿Es de las pocas a las que la música le da para vivir?

-Del escenario no, nunca en mi vida he conseguido eso. Pero de las clases de canto, sí. Tengo como unos veinte alumnos. Gracias a eso, llevo viviendo de la música desde los 29 años.

-¿Tiene la sensación de que hacer buena música no es suficiente para poder vivir de esto?

-Total y absolutamente. El talento musical y el trabajo no garantizan el triunfo. La suerte y los contactos, sí.

-La calidad no es suficiente.

-Es que yo creo que, además del azar y de los contactos, hay que saber moverse. Pero, oiga, yo voy a seguir trabajando y haciendo las cosas bien.

-¿Cansada de pelear?

-A veces te cansas, sí. En esta profesión hay muchos altibajos y te da la sensación de que te esfuerzas y no hay un mínimo de recompensa.

-También es verdad que lo suyo es el «neo soul». ¿La apuesta sube si el estilo escogido no es tan popular como otros?

-Eso lo tengo claro también. Lo mío no es tan popular, pero tampoco lo veo como algo muy elitista. Creo que estoy en el medio y ese es el problema. Las fusiones son interesantes pero más difíciles.

-Cuando un alumno le plantea ir a un «talent show», usted...

-...Le digo que lo pruebe. Yo también he ido a audiciones de la tele; hay que vivir esa experiencia. Ahora, ahí no es solo cantar bien, es que tu personalidad se ajuste al programa. A mí como artista no me interesa, pero soy profesora de canto. Hay gente que me viene a preparar una canción para una audición en concreto.

-¿Alguna alumna famosa?

-A Eva Barreiro, que está en OT, le di clase cuando tenía 15 años. Creo que tiene mucho talento.

Trayectoria: Fue vocalista de Venue Connection, del cuarteto vocal Ejazz o del coro Sisters in the House, entre otros muchos. 

«Di un concierto entero con el tacón de aguja clavado en el suelo»

Estado civil, cantante. Todo lo que Ángeles Dorrio quiere expresar está en su música.

-Un cuarto de siglo dando conciertos seguro que da para muchas anécdotas. ¿Cuál es la cosa más divertida que le ha pasado sobre un escenario?

-Tengo una muy buena. Di un concierto entero con el tacón de aguja clavado en una rejilla del suelo. Fue en la sala Garufa, cuando era el Tranvía.

-¿Cuál impone más respeto, el escenario grande o el pequeño?

-Siento más la presión en sitios pequeños, como el Filloa.

-¿Canta en la ducha?

-A veces, sí. La ducha siempre suena muy bien. Además, hay reverb natural, estás relajado...

-Antes de un bolo, ¿come algo para llegar con energía al «show»?

-Al contrario, intento no comer. En los momentos previos, nada. Bebo agua o alguna infusión de jengibre. O tomo algo de propóleo, que es muy bueno también.

-¿Qué hay que tener para cantar bien de verdad?

-Fácil. Oído musical.

-O sea, ¿se puede ser cantante sin tener buena voz?

-La voz se puede trabajar pero,

si no tienes oído y ritmo musical, es más difícil.

-Artistas hay que no saben entonar como por ejemplo...

-... Pues como Enrique Iglesias.

-Y al contrario, ¿quién es la jefa?

-Beyoncé. Vocalmente increíble.

-¿Qué es lo más dañino para la voz, además del tabaco y alcohol?

-Los cambios de temperatura, forzar la garganta, no dormir bien y el estrés.

-¿Alguna vez se quedó afónica?

-No. Técnicamente, lo tengo controlado.

-¿Porqué hay días en los que la voz nos sale distinta?

-Son cuatro pilares, el respiratorio, el digestivo, el hormonal y el emocional. Si uno se resiente, la voz puede no responderte igual.

El apunte

Nueva banda: En Dorrio’s Background conviven temas propios con versiones del neo soul, nu-jazz y otros estilos.

Próximo concierto: Podréis verla, a dúo con Carmen Rey, el viernes 6 de marzo en la sala Bembiu Jazz, en Riazor.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Ángeles Dorrio: «El talento musical no garantiza el triunfo; la suerte y los contactos, sí»