«Llevo 27 operaciones de cáncer de mama y corrí la Carrera de la Mujer»

A Rosalía Pose, la dueña de La Provinciana, el primer hotel de A Coruña, no hay quien la siga

provinciana

A CORUÑA / LA VOZ

Algo está pasando cuando 7.500 mujeres salen a correr un domingo por la mañana en A Coruña. Rosalía Pose, 85 años, ya ha participado cuatro veces en esta cita deportiva. Nos encontramos con ella en La Provinciana, el hostal que regenta la quinta generación de su familia en el callejón de San Telmo.

-¿Qué tal la Carrera de la Mujer?

-¡A mí no hay quien me siga! Estuve en Logroño y le advierto que caminaba 20 kilómetros todos los días. Y no me canso.

-Eso es un Camino de Santiago. -Cuatro años llevo corriéndola con mis hijas y con mis nietas. El año pasado entré en la meta como una flecha.

-Cómo se disfruta eso, eh...

-Y me pondría a correr por aquí ahora mismo. Yo no me veo mayor.

-¿Pasea mucho?

-Voy a clases de gimnasia, de memoria... Luego tomamos un café una pandilla de ‘locas’ que nos ponemos a arreglar los problemas del mundo. [Risas] Viene con nosotras un señor al que no le dejamos meter baza, ja, ja...

-Vamos, que no es de las que se sientan a ver pasar la vida.

-Mi padre tenía 94 años y murió en su despacho. Mi suegro, con 75, murió en el negocio. Yo pensaba morirme en el trabajo, pero me echaron hace un año. [Risas]

-Bueno, mujer, le llevan el negocio sus hijas, ¿no?

-Mi nieta con una de mis hijas. Me fui porque las madres somos un encanto, pero nos olvidamos de cuando nosotras fuimos hijas.

-Qué gran verdad, aplicable para todas. Oiga y de salud, ¿cómo va?

-Llevo 27 operaciones por un cáncer de mama. Me quitaron un pecho y la mitad del otro. Hace poco tuve una neumonía, pero no soy una agonías.

-Y tiene al médico cerca...

-Claro, yo vivo con tres médicos: mis dos hijas y el yerno.

-¿Sigue conduciendo?

-Sí. Me dieron el carné este año otra vez. A veces, me voy a Vimianzo a ver a mi hermano.

-Durante muchos años representó a los hospedajes de la ciudad en la Asociación de Hostelería.

-Fui muchos años a Fitur y allí defendía a hostales y hoteles, eh.

-Era usted rebeldilla.

-Me acuerdo cuando quisieron cerrarme la Rúa Nueva. ¡Me fui contra el ayuntamiento! Nos ponían las vallas y yo las quitaba cada vez que sacaba el coche. Hasta que venía otra vez el guardia. «Mamá, ¡ya te pusieron otra vez las vallas!», me decían las hijas. Después pusieron unas jardineras que estorbaban. Ahora con esta murallita de piedra, es peor.

-Al final, consiguió que no la peatonalizaran.

-¡Oh, sí! Yo siempre he conseguido lo que quería.

-Y eso de las viviendas de uso turístico, ¿qué?

-En los 80 ya les llamaba así, pisos turísticos. ¿Usted se acuerda del Boinas? A mí me insultaba cada dos por tres, porque yo lo denunciaba constantemente.

Vida muy vivida

Pertenece a una generación que nació antes de la guerra, en 1934. Se crio entre Vimianzo y A Coruña. Tiene 85 años, cuatro hijas y seis nietos.

«Estuve más de 20 años sin ponerme un camisón, porque no tenía sereno en el hostal»

provinciana

«Rosi o Rosita», así la llama todo el que bien la conoce, aunque su nombre real es Rosalía Esperanza. De eso se enteró cuando se casó

La sabiduría que dan los años lleva a Rosalía Pose a huir de temas como «la política, la religión y las enfermedades». Cada mañana se pregunta a ver qué le trae el día. Sea bueno o malo, a por él.

-¿Satisfecha con cómo le ha tratado la vida?

-Sí. Muchas veces miro al cielo y me digo, ¿porqué habré tenido tanta suerte?

-Y eso que lo ha pasado mal.

-Como cuando murió mi marido, que no hubo otro igual. Pero en lo malo nunca me he recreado.

-Enviudó a los 46 con 4 hijas.

Seguir leyendo

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
3 votos
Comentarios

«Llevo 27 operaciones de cáncer de mama y corrí la Carrera de la Mujer»