Los marcos en la frontera entre Curtis y Sobrado vuelven al año 1945

Los cambios provocaban molestias administrativas a los vecinos de Castro


Curtis / la voz

Cuatro años más tarde de que el Concello de Curtis iniciase los trámites del deslindamiento con Sobrado dos Monxes, en el lugar de Castro, la Xunta ha puesto fin al litigio estableciendo dónde se fija la frontera y para ello se retrotrae 72 años. En este sentido, se fija bajo los criterios de un acta levantada por ambos municipios el 26 de julio de 1945, atendiendo la propuesta realizada por el Instituto Geográfico Nacional (IGN). Este proceso arrancó en febrero del 2013 cuando desde Curtis se decidió abrir un expediente de deslindamiento en la zona de la parroquia de Santa María de Foxado, que se remitió tres meses después a la Dirección Xeral de Administración Local y en marzo del año pasado se llevó a cabo una reunión de las comisiones municipales de deslindamiento, con la Xunta y técnicos del IGN, a la que no asistieron los representantes de Sobrado.

Ante esta situación, el Concello de Curtis fundamenta su propuesta en un acta, en la que se señalan los mojones entre ambos municipios, levantada por el Servicio Geográfico del Ejército el 26 de julio de 1945. En el decreto se indica que desde el Concello de Sobrado no se realiza una propuesta en tiempo y forma. Sin embargo, en la fase de alegaciones señaló como errónea la situación del marco número 12 en base a una fotografía de 1956-1957, teniendo en cuenta las viviendas recogidas en los padrones municipales de habitantes de 1930 y 1950, aunque sin realizan una línea límite. Por su parte, el IGN fundamentó su propuesta de desestimación de los argumentos de Sobrado dando referencias de la ubicación concreta del marco en litigio con el paso del tiempo y con nuevas referencias.

Contra ese informe presentó alegaciones el Concello de Sobrado y este año se pronunciaron a favor del deslinde tanto la Diputación como la Comisión Galega de Delimitación Territorial. Debido a las discrepancias se reconoce que es necesaria la intervención del Consello de la Xunta y se señala que la jurisprudencia consolidada por el Tribunal Supremo «remite ao primeiro deslindamento de mutuo acordo fixado do límite entre concellos» y es por ello por lo que se escoge los de 1945. Para identificar los datos geométricos del deslinde se utilizaron también los fotogramas aéreos ortorrectificados del vuelo americano del Army Map Service de los años 1956-1957 de esa zona porque se considera que «é a representación continua do terreo máis próxima no tempo á data da acta».

Achacable al catastro

El alcalde de Curtis, Javier Caínzos, había indicado que la frontera se había modificado por el catastro, hace años, para evitar el corte de fincas, obviando mojones y dejando a varias viviendas en el municipio que no les correspondía. Se estima que este traslado afectó directamente a tres viviendas, aunque también a más edificaciones en suelo rústico y urbano. La modificación provocó dificultades para realizar trámites ordinarios como empadronamientos, pago de impuestos o tramitación de autorizaciones o licencias e incluso problemas a la hora de transmisiones en herencias, compras y ventas. También en cuanto a los impuestos, porque se indica que algún vecino tuvo que abonar 1.000 euros de IBI por una explotación ganadera, que si se reconocía como de Curtis podría acogerse a una bonificación del 95 %. Para Caínzos, la decisión de la Xunta ofrece, al fin, seguridad a los vecinos de O Castro.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los marcos en la frontera entre Curtis y Sobrado vuelven al año 1945