Amenazan con un parón por la imposición del bachillerato por la tarde en un instituto de Culleredo

Alberto Mahía A CORUÑA

CULLEREDO

CÉSAR QUIAN

José Ramón Rioboo apoya a la AMPA del IES Blanco Amor

09 sep 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Tener clases por las tardes cuando siempre fueron por la mañana no ha sentado nada bien a alumnos y padres del IES Blanco Amor de Culleredo. No ya porque los hayan avisado este mismo lunes, sino por todos los inconvenientes que conlleva la medida. De todo tipo. Ya sea por la conciliación familiar; por la imposibilidad de acudir a clases extraescolares, que siempre son en horas de tarde; o por la seguridad del propio alumnado, que tendría que regresar a casa por la noche.

Estos son solo algunos de los argumentos que ha puesto sobre la mesa la asociación de madres y padres del centro para evitar que la Xunta lleve a cabo sus propósitos.

La AMPA es consciente de que la situación sanitaria es dramática, que hay que tomar medidas y evitar con todos los medios cualquier contagio en el centro, pero «poner las clases por la tarde no es la solución. Tuvieron tiempo de sobra para estudiar otras opciones», dicen madres y padres de alumnos de bachillerato.

La denuncia llegó a oídos del Ayuntamiento y ayer su alcalde, José Ramón Rioboo, manifestó su malestar por la «improvisación constante» que está llevando la Xunta en el inicio del curso escolar. El regidor lamenta el «gran contratiempo que supone para los estudiantes este cambio sin apenas margen de maniobra. Hay que tener en cuenta que buena parte del alumnado tiene en su día a día cuestiones como la docencia en el Conservatorio Municipal, actividades extraescolares, deporte u otra formación reglada y que esta modificación implica un giro absoluto a sus vidas».

«Es un gran contratiempo que supone para los estudiantes este cambio sin apenas margen de maniobra. Hay que tener en cuenta que buena parte del alumnado tiene en su día a día cuestiones como la docencia en el Conservatorio Municipal, actividades extraescolares, deporte u otra formación reglada y que esta modificación implica un giro absoluto a sus vidas»

Para frenar la decisión, el gobierno local mantuvo ayer contacto con las AMPA de los institutos de Culleredo, a través de la concejala de Educación, Jéssica Méndez. Las madres y padres del centro Blanco Amor se han opuesto por amplia mayoría al cambio a las tardes, precisó Rioboo. Y la del IES Rego de Trabe, el otro centro con bachillerato del municipio, desconoce todavía si también allí se producirá esta decisión.

El primer edil recalca que la salud del alumnado «debe ser siempre lo primero», pero reclama que se exploren las diferentes vías y se consensúen las medidas. «No se pueden adoptar este tipo de decisiones de forma unilateral», subrayó.

El alcalde recuerda que el Ayuntamiento fue el primero en ofrecer espacios alternativos para facilitar los desdobles, minimizando las molestias a los usuarios a la vez que se incrementaba la seguridad. Era el caso de un edificio en Ledoño o incluso de centros sociales. No se obtuvo respuesta de la Xunta.

Por ello, Rioboo avanzó ayer que reiterará la disposición del Ayuntamiento al nuevo conselleiro de Educación. «Estamos dispuestos a sacrificar espacios municipales porque la enseñanza es prioritaria», asegura.