El servicio del comedor del CEIP de Tarrío divide a la comunidad escolar

La dirección anunció que el próximo curso habrá un único turno con más de 600 niños


Culleredo

Las quejas hechas públicas sobre el supuesto trato inadecuado que reciben los niños en el comedor del CEIP Plurilingüe Tarrío, en Culleredo, han generado un enorme revuelo en esta comunidad escolar. Algunas personas confirman la versión aportada por las familias que dicen que ciertas cuidadoras (labor realizada por madres y padres de forma voluntaria) utilizan castigos y un trato inadecuado con los menores. Puntualizan que la calidad del servicio y de la comida es bueno, pero no así el número de monitores y el cuidado que se ofrece a los niños. Frente a estas opiniones y vivencias, muchas otras familias respaldan el trabajo que realizan las cuidadoras y han puesto en marcha una iniciativa para recoger firmas de apoyo a los padres y madres que colaboran en el servicio de comedor así como a la gestión general del centro. «Las informaciones publicadas en prensa recientemente no representan el sentir general de la comunidad educativa del colegio. Como padres nos sentimos profundamente agradecidos por haber contado con la posibilidad de enviar a nuestros hijos a un centro que, a pesar del número de alumnos y la dificultad de organización que esto implica, ha mantenido a lo largo de los años un carácter familiar y acogedor». Añaden que la dirección del centro «ha mostrado vocación, saber hacer y accesibilidad cada vez que inevitablemente ha surgido un problema. El servicio de comedor tiene, con carácter general, una valoración altamente positiva. La tienen también la labor directiva y una escuela pública de calidad, innovadora y que cuenta con un proyecto educativo integrador y global». Inciden en que la prioridad del centro ha sido el bienestar de los niños. «Nos sentimos privilegiados por poder contar con un centro público con cocina propia y atención a los niños por parte de las madres y padres colaboradores bajo la supervisión de profesorado del centro que atiende las necesidades especiales de cada niño», indican en el escrito de apoyo. 

Un único turno de comedor

Por su parte, la dirección del centro informó a los padres que el comedor escolar funcionará a partir del próximo curso con un único turno, es decir, los más de 600 alumnos comenzarán a comer a la misma hora, a las 13.20. Aclaró que esta situación «non afecta ao uso do servizo de comedor por parte do alumnado», que de 14.20 a 15.20 horas tendrá recreo vigilado o actividades. También en un escrito dirigido a la comunidad escolar, la directora, Ana Liñares, indicó que las quejas surgieron «dun pequeno grupo de nais, non representativo do sentir xeral da nosa comunidade educativa». Lanzó un mensaje de tranquilidad e indicó que el comedor funciona «con total normalidade» y que seguirán apoyando a los colaboradores, «non permitindo que voces individuais calumnien o seu labor e bo nome», indicó.

Padres de alumnos del CEIP de Tarrío se quejan de mala atención en el comedor

Elena Silveira

La dirección del colegio niega castigos a los niños por parte de monitores voluntarios

Varias familias se han quejado, también de manera extraoficial ante la Consellería de Educación, del trato y la atención que reciben sus hijos en el comedor del CEIP de Tarrío, en Culleredo, que es atendido a diario por padres y madres voluntarias. Los afectados aseguran que no hay suficientes monitores, que los niños reciben castigos y amenazas e, incluso, que algún menor tuvo que acudir a un psicólogo por el estrés que le suponía la hora de la comida. Algunas madres cuentan que, al principio, no se creían lo que les contaban sus hijos, «pero cuando te lo dicen un día tras otro...».

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Tags
Comentarios

El servicio del comedor del CEIP de Tarrío divide a la comunidad escolar