«Prefería que me ardese a casa antes que as cadelas, levei moita pena»

Un incendio en un galpón en Bregua mató cinco perros de caza, conejos y palomas


Culleredo / la voz

«Non sabemos como se iniciou o lume, pero sería pouco antes da media noite. Eu empecei a escoitar coma se un veciño estivera petando nun portal, pero ao saír xa me dei de conta de que o que oía era a explosión das uralitas por unha combustión». Los primeros vecinos de Bregua que llegaron a la casa de Luis Fuentes Martínez para intentar sofocar las llamas descubrieron un panorama desolador y rápidamente abrieron la puerta de un galpón donde había cinco pequeños perros de caza, aunque no llegaron a tiempo para salvar otros cinco ejemplares ya adultos, 15 conejos y casi una veintena de palomas, que quedaron calcinados.

Los bomberos de Arteixo, ayudados por profesionales del parque de Carballo, confirmaron que tardaron casi tres horas en sofocar el incendio ya que dentro y en las inmediaciones de los galpones había material inflamable (plásticos, maderas, somieres...). Fue, según indicaron, un trabajo arduo porque las casetas, además, estaban junto a una zona arbolada, que también se vio afectada, y próxima a unas viviendas.

Luis explicaba ayer por la mañana que pasó la noche en vela. «Vivimos en Perillo e aquí veño case a diario, pero nese momento eu non estaba aquí. Avisoume o meu fillo Javier e os dous viñemos en coche rapidamente. Cando vin todo levei moita pena, moita pena. Prefería que se me queimase a casa antes que as cadelas», explicaba muy afectado. Luis Fuentes dice que todavía no está claro el origen del incendio, aunque los bomberos le comentaron que con el calor y el sol que hizo el miércoles un cristal o un plástico pudieron ejercer, de manera fortuita, como catalizador de las llamas. «Ou quen sabe... alguén a quen lle molestaran os cans», añadía. 

Un multicultor que no estalló

En el recuento de daños Luis no sabía por dónde empezar: «É que ardeu todo: as patacas, as fabas... incluso o penso que tiña para os animais. A sorte é que non estalou o multicultor que tiña aquí gardado, o que utilizo para fresar, porque seguramente tiña gasolina no depósito». Con muy poco ánimo, Luis se dedicó ayer a eliminar escombros quemados y recuperar los cuerpos de sus animales: «Foi o que máis sentín. O maior desgusto foi que morreran os animais queimados, porque as cadelas eran as que tiña para ir cazar. Onte á noite cansei de chorar», reconocía mientras planificaba el trabajo para los próximos días: «Terei que ir ao veterinario para dar de baixa o chip dos animais, comezar a limpar todo isto, desinfectar...».

Rioboo duda de la operatividad del parque de bomberos

El alcalde de Culleredo, José Ramón Rioboo, puso ayer en duda la capacidad del parque de bomberos de Arteixo para cubrir las incidencias que surgen en un ámbito geográfico con más de 150.000 habitantes. Explicó, en este sentido, que el miércoles por la noche acudieron a Bregua dos bomberos con un coche motobomba «sin agua suficiente» y «sin conocer los viales por los que deben ir para atajar un incendio». Indicó que recibió una llamada de madrugada para solicitar ayuda para poder llenar el tanque del camión y proseguir las labores de extinción. De hecho, el Concello de Culleredo puso a disposición de los contraincendios camiones del servicio de limpieza viaria y de Gestagua, concesionaria del servicio de suministro de agua potable en el municipio, así como información sobre la localización de hidrantes cercanos. Ante este «cúmulo de dificultades» Rioboo plantea si el parque de bomberos de Arteixo está preparado y tiene capacidad para asumir intervenciones en una zona tan amplia.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

«Prefería que me ardese a casa antes que as cadelas, levei moita pena»