Los vándalos se ensañan con una de las marquesinas de la avenida de Alvedro

Los usuarios del bus critican que no hay asientos y que el semáforo no funciona


Culleredo / la voz

La marquesina situada en la avenida de Alvedro, poco antes de llegar a la Costa da Lonxa, acumula en su haber decenas de ataques vandálicos. El último se registró, según confirmaron desde el Concello de Culleredo, a principios de este año y, desde entonces, los usuarios del transporte público no tienen ni dónde sentarse mientras esperan la llegada del autobús. «Le rompieron los cristales varias veces, en otra ocasión la quemaron, está llena de pintadas... Y lo último es que le robaron el banco, así que nos tenemos que sentar en el suelo», indicaba una usuaria que se disponía a coger el autobús hacia Carral. Otra comentaba que el plástico que colocaron en los laterales y en el techo causan un efecto invernadero: «En días de calor no hay quien pare aquí dentro, te asas de calor». Y, además, al ser traslúcido impide ver si llegan los autobuses. «Y seguramente para los conductores será difícil percibir si hay alguien dentro esperando», recalcaba. Otra mujer que utiliza el transporte público con frecuencia incidía en que mucha gente llega andando desde O Burgo y O Temple a esta parada. «Tardas uns 20 minutos en chegar e, cando estás aquí, non tes onde descansar. Non sei a razón pola que esta marquesiña está neste estado, porque outras que hai na avenida de Alvedro están en boas condicións». Otros peatones también incidieron en que hace tiempo que no funcionan los semáforos situados a pie del ILS del aeropuerto y que, dado el tráfico y la velocidad de los coches que salen y entran de la rotonda, debería ponerse en marcha de nuevo. «Esta parada tiene muchos usuarios, sobre todo en las horas punta», explicaron.

Desde el Concello de Culleredo aclararon que la N-550, donde se ubica esta parada, es competencia municipal desde hace tan solo unos meses y que el semáforo que regula la entrada y salida de la rotonda fue inhabilitado por el Ministerio de Fomento, anterior titular, hace cuatro años. «Y el Concello ya lo recibió así», indicaron. En cuanto a la marquesina, explicaron que es objeto de numerosos actos vandálicos y que el último causó daños en la estructura, aunque no hace peligrar su estabilidad.

Estudio de posibles mejoras

Desde el gobierno local explicaron que, a través del área de Seguridad Ciudadana, tiene en marcha un estudio de seguridad sobre la N-550. «En dicho informe se pretende determinar la situación actual de la vía y la necesidad de acometer actuaciones que la mejoren. Entre los aspectos a analizar se encuentran los semáforos e incluso las paradas de autobús», confirmaron. Con respecto a las posibles mejoras que se podrían acometer, los responsables municipales avanzaron que los técnicos estudiarán si este punto en concreto es adecuado con la configuración actual. «Se barajarán opciones de reactivar el semáforo en caso de ser oportuno que continúe así. Y la instalación de bandas rugosas para reducir la velocidad de los vehículos», añadieron.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los vándalos se ensañan con una de las marquesinas de la avenida de Alvedro