«Yo paciencia tengo, pero ¿y si cae en la maleza una colilla?»

Vecinos de las calles Manuel Murguía y Otero Pedraio, en el monte Alfeirán, luchan contra la espesura de un solar abandonado


Culleredo / la voz

Los propietarios del número 6 de la rúa Manuel Murguía, una enorme parcela situada en la ladera del monte Alfeirán, fallecieron hace cuatro años. Desde entonces, nadie limpia la finca y la maleza se cuela hacia las casas colindantes poniendo en peligro, incluso, la estabilidad de un muro. Los afectados dicen que ellos mismos se ven obligados a cortar los árboles y la maleza que crece sin control invadiendo sus propiedades, aunque más difícil lo tienen para evitar la presencia de bichos y roedores. «Ahí debe de haber de todo. Las ratas las vemos cruzar por la carretera», asegura Amadeo Vidal. Otra vecina, Gloria Mallo, explica que en su casa «non faltan os bichos» que llegan de la casa abandonada. Lo peor, dice ella, es que la maleza está poniendo en peligro la estabilidad del muro que divide ambas fincas. «Calquera día cae», se lamenta. En todo caso, el temor más grande que tienen los vecinos es que surja un incendio en el número 6. «Hace tiempo que pedimos una solución, y yo paciencia tengo, pero ¿y si cae en medio de la maleza una colilla? ¿Qué protección tendremos entonces?», explica incidiendo en que es una zona urbana con casas prácticamente pegadas unas a otras». Recuerdan también que la situación de abandono de la finca, que ocupa más unos mil metros cuadrados, atrajo a okupas hace aproximadamente un año. «Vinieron hasta aquí agentes de la Guardia Civil, de la Policía Local... Pero al final los okupas debieron de desvalijar todo porque salieron con bolsas y bolsas de ahí adentro».

Desde el Concello de Culleredo confirmaron que la situación en la que se encuentra actualmente este domicilio ocasiona «un claro problema de salubridad, no forestal, y el procedimiento para actuar en este tipo de casos es diferente». También aseguraron que hasta el momento no han conseguido localizar a la persona que es «heredera de forma oficial».

A la espera del permiso judicial

Incidieron en que los trámites para que el Concello de Culleredo pudiese actuar en esta finca se iniciaron ya hace tiempo y que ya está agotada la vía administrativa. Los responsables municipales indicaron que al tratarse de una finca urbana y figurar como un domicilio el Concello no puede entrar de forma subsidiaria sin permiso judicial. Ahora, el paso que resta en el procedimiento que se está siguiendo por parte del Ayuntamiento es notificar al juzgado que se hicieron todos los trámites necesarios, obtener la autorización judicial y, finalmente, limpiar la finca. «Esperamos que esto ocurra en el mes de septiembre ya que en agosto los juzgados están bajo mínimos, pero no suelen tardar mucho en dar la autorización», aseguraron los responsables locales.

En relación con los problemas que ocasionan las parcelas sin adecentar, desde el gobierno local añadieron que casos como estos demuestran «las trabas con las que se encuentran las Administraciones para poder solucionar este tipo de casos con celeridad, ya que no es posible obviar la vía administrativa y hay que seguir el procedimiento marcado», indicaron.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

«Yo paciencia tengo, pero ¿y si cae en la maleza una colilla?»