«Tralo atropelo mortal pensei que o condutor se ía entregar»

Culleredo condecora a José Luis López Pazos, el oficial de policía que esclareció el caso

.

Culleredo / la voz

«Este foi o caso máis grave que levei», reconocía ayer José Luis López Pazos (A Coruña, 1962), oficial de la Policía Local de Culleredo, tras recibir una mención honorífica del Concello reconociendo su labor para dar con el autor de un atropello mortal ocurrido en enero en O Burgo, que se dio a la fuga y que fue localizado casi dos meses después tras una ardua investigación. Humilde, respondía a las felicitaciones de compañeros de distintos cuerpos con palabras de agradecimiento por la colaboración recibida para resolver un caso complejo por la falta de pruebas.

«A esperanza nunca se perde, nas primeiras horas o que pensei é que o condutor se ía entregar, crin que pasados uns días se entregaría voluntariamente e cando vin que non e que tardabamos moito en atopar pistas, que a investigación avanzaba lentamente, si que houbo momentos de desazón, pero nunca perdín a esperanza porque tiña a colaboración do resto das policías locais e da Garda Civil e pouquiño a pouco fomos atando fíos ata que demos co condutor», reconocía.

López Pazos se mostraba ayer comprensivo con el autor del suceso mortal, que ha sido acusado de homicidio por imprudencia grave, de conducir un vehículo a motor con el permiso retirado y por omisión del deber de socorro, que de demostrarse podría llevarlo a ser juzgado por un jurado. «Non quería facer o que fixo, a delincuencia de tráfico non é coma a outra, ninguén quere atropelar a outra persoa», consideraba. Sin embargo, no daba margen a ese tipo de actitud: «É un homicidio imprudente porque non o queres facer, pero tes que asumir as consecuencias, pararte alí, atender o ferido, solicitar axuda, unha ambulancia, se cadra iso foi o máis feo, o que a xente lle da máis repugnancia é deixar tirada a unha persoa na rúa, porque ter un accidente teno calquera, os que conducimos podemos telo, pero nese momento asumes a responsabilidade»

Ocho mil furgonetas

De la investigación desveló que por las cámaras supieron que el conductor iba en una furgoneta y alertaron a todos los centros de destrucción de vehículos de Galicia por si el autor pretendía deshacerse de ella, además de comprobar con Tráfico todas las bajas. «Sabiamos que tardariamos máis ou menos, pero as 8.000 íamos comprobalas, aínda que tardaramos seis meses», explica sobre el total de furgonetas sobre las que acotaron la búsqueda tras conocer marca y modelo, y de la que solo encontró una esquirla de un faro como prueba física en el lugar del suceso. «Cunha morte non é como cando che causan danos, cunha morte hai que poñerlle nomes e apelidos ao condutor. Oxalá non tardaramos tanto», apuntó.

Más allá del esclarecimiento del caso, López Pazos reconoce que «o maior logro de todos foi ver a conxunción de tantos policías que, baixo o meu reclamo, colaboraron na investigación, foi o que determinou a localización».

De sus 32 años de servicio como agente en Culleredo destaca «a evolución do municipio, creceu e sobre todo o traballo para nós, para a Policía, porque en Culleredo había 11.000 habitantes e agora somos máis de 30.000 e agora hai unha problemática de seguridade viaria e cidadá que non había entón», dice haciendo balance, pero pese a ello valdría para publicitar Culleredo, del que dice que «é un dos mellores» lugares para vivir.

«Saio da casa e teño o paseo marítimo, gústame ir a correr, andar en bici, se cadra fáltanos unha praia, pero é un concello para vivir moi cómodo», explica este vecino de Fonteculler. 

«Se elimina la sensación de impunidad y se manda un mensaje de eficacia»

Numerosos representantes de concellos de la comarca y de otros cuerpos de seguridad, así como de varias empresas que colaboraron en la investigación se sumaron al homenaje ayer a José Luis López Pazos, al que el Concello de Culleredo condecoró por su «tesón, perseveranza, esforzo e profesionalidade». El alcalde, José Ramón Rioboo, alabó «o traballo coordinado», que permitió esclarecer la autoría del atropello mortal de un vecino de O Burgo, así como la labor de la Policía Local. Por su parte, el teniente coronel del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil, Francisco Javier Molano, indicó que con este tipo de investigaciones «se elimina la sensación de impunidad y se manda un mensaje de eficacia», que permite avanzar en la mejora de la seguridad vial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

«Tralo atropelo mortal pensei que o condutor se ía entregar»