«Si no llega a ser por los guardias civiles, ahora estarían en el tanatorio»

Una niña y su abuela, ingresadas en el Chuac tras ser rescatadas de un fuego en Culleredo

.

Culleredo / la voz

En el edificio situado en la avenida Fonteculler número 68, en Culleredo, se vivieron en la madrugada de ayer escenas de auténtico temor, y también de heroicidad, por el incendio en una de las viviendas que amenazó a una niña de tres años y a su abuela. Ambas fueron rescatadas por dos agentes de la Guardia Civil, que también necesitaron asistencia médica, y tuvieron que ser hospitalizadas. La señora permanecía ayer grave en la uci del Chuac.

Fue un trabajador de la recogida de basuras el que dio la alarma a la Policía Local de Culleredo de que estaba ardiendo un piso. Eran las 2.25 horas y al lugar acudieron una patrulla de Cambre y otra de Carral, junto a la Policía Local de Culleredo, varias ambulancias del 061, una motobomba y un vehículo escalera de los Bomberos de Arteixo

Guiados por los gritos de la niña

Las autoridades desalojaron a los residentes del inmueble, mientras que dos guardias civiles accedieron al 5.º B, situado frente al piso en el que se originó el fuego, y en el que dos personas continuaban atrapadas. Según relataron testigos, al parecer la madre de la niña salió a alertar a los vecinos y, al quedar la puerta abierta, el tiro provocó efecto cañón y la humareda de la vivienda de enfrente se extendió rápidamente hacia la suya.

A pesar de la densa nube de humo negro, los agentes lograron entrar en el piso para rescatar a la pequeña de tres años. «No se veía nada y fueron reptando por el suelo, los gritos de la niña los fueron orientando», contó un vecino. La menor fue trasladada al Materno, donde quedó ingresada, y su abuela, de iniciales N. C, permanecía en la tarde de ayer en estado grave en la unidad de cuidados intensivos del edificio central del Chuac. Ambas con intoxicación por inhalación de humo. «Si no llega a ser por los guardias civiles, ahora estarían en el tanatorio, no en el hospital», aseguraba uno de los bomberos en el lugar del siniestro.

La madre de la niña, D. A. C., también tuvo que ser atendida en el centro hospitalario coruñés por un ataque de ansiedad, así como los dos héroes que las rescataron de la trampa incendiaria.

Un cortocircuito, posible causa del incendio del inmueble

La principal hipótesis que manejan los agentes de la Guardia Civil, que continúan trabajando para esclarecer los hechos, apunta a un cortocircuito en una de las habitaciones como posible origen del fuego, que se saldó con cuatro personas ingresadas en el hospital y numerosos daños en la quinta planta del inmueble de la avenida de Fonteculler.

En un primer momento, las víctimas fueron atendidas en la ambulancia desplazada hasta el lugar del siniestro. Tras una primera valoración, los servicios médicos de emergencias decidieron el traslado de la abuela, que fue la más afectada por el humo, al Chuac, mientas que la pequeña se derivó al materno infantil Teresa Herrera. También fue necesario desplazar al servicio de Urgencias del Chuac a los dos guardias civiles, ambos del puesto de Cambre, que las rescataron de entre la densa humareda, cuyos efectos son visibles también en buena parte de la fachada del edificio.

Uno de ellos, de iniciales J. F, fue dado de alta cerca de las 4.45 horas de la madrugada, tras una evaluación médica por los posibles daños a causa de la inhalación de gases durante la operación de rescate. Su compañero, S. P., también fue examinado, y ayer por la tarde continuaba internado en el departamento de Observación del servicio de Urgencias del hospital coruñés.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Tags
Comentarios

«Si no llega a ser por los guardias civiles, ahora estarían en el tanatorio»