Un piloto de Vueling decide no despegar y explica a los pasajeros que lo hizo para no arriesgar sus vidas y la de su familia


A Coruña / La Voz

El avión de Vueling que tenía que despegar ayer de Alvedro a las 7.00 horas con destino a Barcelona no pudo hacerlo. Cuando los pasajeros estaban a bordo, el comandante arrancó los motores y un chivato le anunció que el derecho se recalentaba. Fue cuando comunicó a los viajeros que había problemas y que su sentido común le recomendaba no volar a El Prat. Y decidió evacuar la aeronave. También les explicó que la compañía había llamado a unos técnicos, que vendrían desde Santiago para reparar el fallo.

Ante la gravedad de la avería, Vueling envió desde la Ciudad Condal otro avión para recoger a los pasajeros, que esperaron diez horas hasta despegar finalmente a las 17 horas. La incidencia afectó a más de un centenar de personas.

Muchos de ellos perdieron sus conexiones que desde el aeropuerto barcelonés les permitía volar a otros aeropuertos nacionales e internacionales. Incluso un grupo de nueve coruñeses perdieron la posibilidad de embarcar en un trasatlántico para realizar un crucero que habían programado «desde hace más de medio año», contó María. José Correa, un regatista a vela, tampoco llegó a tiempo para volar a Italia a donde llegaba su barco para participar en una prueba internacional.

Los más curioso es que el piloto atendió en la cafetería de Alvedro a los afectados que le pedían explicaciones: «Opté por no despegar para no arriesgar vuestra vida, la mía y la de mi familia, que también iba a volar en este avión». Les pedía disculpas «y rezo para que la empresa os busque soluciones», les decía.

Votación
161 votos
Comentarios

Un piloto de Vueling decide no despegar y explica a los pasajeros que lo hizo para no arriesgar sus vidas y la de su familia