Límites de velocidad casi inexistentes en A Zapateira

Los vecinos se quejan de que los vehículos bajan demasiado rápido, sobre todo en la zona de la avenida de Nueva York

.
C. A.
A Coruña / la voz

«Conducen como locos. Y ya no es la primera vez que llegamos a un paso de cebra y no nos dejan cruzar la calle». Es el comentario de una vecina de A Zapateira que espera el bus en la parada situada enfrente de la urbanización Valaire, a escasos metros de donde se produjo el accidente que hace dos semanas se saldó con cuatro personas heridas y un perro muerto. Los vecinos se quejan de que los coches van a mucha velocidad. Algunos de estos automóviles son de gran cilindrada. «Yo solo llevo dos semanas recorriendo esta zona, pero estos días sí que vi ya dos deportivos a gran velocidad», dice Simón Durán, transportista. Aunque aclara que, fuera de eso, la carretera suele estar tranquila. Los principales culpables de estas situaciones son los conductores, aunque algunos señalan otras causas. «El problema es que ahora, con la apertura de la tercera ronda la gente que no es del lugar no sabe distinguir dónde termina una vía y dónde empieza la otra, y creen que pueden ir a la misma velocidad», apunta Juan Sánchez Albornoz, presidente de la Asociación de Vecinos de A Zapateira. A eso hay que sumar que existen lugares de la carretera que carecen de luz y que no tienen aceras. «Hay tramos en los que en invierno, al caer la noche, no se ven los pasos de cebra», comenta Juan. El hecho de que la avenida de Nueva York tenga una pendiente pronunciada no ayuda a la hora de respetar las señales. «A veces, el Ayuntamiento de A Coruña pone radares móviles», aclara Sánchez Albornoz. Y es que el problema para el arreglo de la vía es que la avenida de Nueva York pasa por tres ayuntamientos: Arteixo, Culleredo y A Coruña. Para añadir más complejidad, la gestión de la vía está en manos de la Diputación. «Hace tiempo que pusieron unas farolas, se estropearon, y tardaron bastante tiempo en arreglarlas porque ese tramo se encontraba en Culleredo», dice Sánchez Albornoz.

Desde la asociación de vecinos responsabilizan del exceso de velocidad a la construcción de la tercera ronda. «La avenida de Nueva York ha pasado de ser una vía de servicio a ser casi una continuación de la ronda, que soporta mucho tráfico», apunta Albornoz. En cuanto a la señalización, el presidente de la asociación de vecinos indica que los limites de velocidad están bien establecidos, pero el problema es que mucha gente no los respeta. «Tampoco se trata de instalar badenes. Basta con que se respeten las señales», comenta Juan Sánchez Albornoz.

Votación
4 votos
Comentarios

Límites de velocidad casi inexistentes en A Zapateira