Los socialistas eligen la pastilla roja de «Matrix» contra la ignorancia

Dapena en el pleno municipal de A Coruña
Dapena en el pleno municipal de A Coruña

A CORUÑA

Como empieza a ser habitual, en la sesión salieron de nuevo a relucir referencias cinematográficas, esta vez de mano del portavoz socialista, José Manuel Dapena, que tiró de Matrix y de su famosa escena de las píldoras de colores. «A los socialistas, si se nos da a elegir, siempre optaremos por la píldora roja, no en vivir en la ignorancia dichosa de la ilusión que padecen ustedes», le soltó al PP. Negreira anduvo rápido en el revés: «Creo que el PSOE necesitaría muchas píldoras de muy distintos colores para aguantar el tirón», remató en la red ya en el debate del último punto del orden del día -antes de las mociones y las preguntas-.

Se debatían las enmiendas a los presupuestos de la Xunta del año que viene, hermanadas de nuevo entre Marea y PSOE y con el BNG también a favor. En la agenda, los temas ya clásicos del repertorio coruñés: más inversiones para el Chuac, la intermodal, Alvedro y la ría del Burgo. Y otros que van camino de serlo: el colegio de Novo Mesoiro, el instituto ferial y el consorcio de promoción de la música. En la defensa de las posturas, tampoco cambiaron los papeles: el PP defendió lo mucho que ha hecho y lo malo y débil que es el gobierno por no saber negociar con otras administraciones, y para el resto, también según el guion, el abandono crónico al que los populares someten a la ciudad.

Personamiento

En la sesión se aprobó también el personamiento del Ayuntamiento (a favor PP y PSOE, abstención el resto) en un proceso judicial contra el Pepri de una inmobiliaria, y también, por unanimidad, la tasa a las aseguradoras para financiar proyectos del parque de bomberos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los socialistas eligen la pastilla roja de «Matrix» contra la ignorancia