El nombre del Sol y Mar, en Oleiros, surgió sobre la barra de un bar

Pablo Portabales
pablo portabales A CORUÑA

A CORUÑA CIUDAD

ANGEL MANSO

El Concello de Oleiros inaugura de forma oficial el nuevo cruce de la vieja N-6, bautizado como la cafetería que durante muchos años regentó en la zona Félix Gómez Valle

20 jun 2024 . Actualizado a las 20:08 h.

Hace casi 50 años, en 1976, abrió una cafetería en el cruce de la carretera de Montrove con la N-6. Félix Gómez Valle recuerda que entonces apenas había locales de hostelería por la zona, pero ya se hablaba de soterrar la vía. Este jueves por la tarde, a las seis, el Concello de Oleiros inaugura de manera oficial, y con actuación musical incluida en el programa de actos, el nuevo cruce, con túnel, que lleva el nombre de Sol y Mar. Quedará para siempre por el restaurante que regentó Félix durante años, con su mujer, Dora, al mando de los fogones. Bien estaría que alguien impulsase el poner una placa indicando que este punto, uno de los más transitados de Galicia, se llama así por este hombre que antes de la inauguración se animó a posar en la zona para La Voz. Cuando se lo dijimos le hizo mucha ilusión. Ya está jubilado, pero sigue yendo por allí porque la familia regenta la cafetería Luthier, que está a unos metros de lo que fue el Sol y Mar, un bajo que estaba lleno gracias al tirón que tenían sus potentes cocidos. Los sigue habiendo en temporada en el Luthier. «Este año fue de locos», confirma Encarna, nuera de los fundadores. El nombre, por cierto, surgió por casualidad, cuando Félix le preguntó a unos clientes cómo podía llamarlo. «Por allí sale el sol y se ve el mar», le contestó uno. Y así nació el Sol y Mar, para el que años más tarde José Ramón, el famoso pintor de la Ciudad Vieja que residía en Perillo y que también era cliente del viejo bar, le pintó un cuadro y boceto para el logo en el que, por supuesto, incluyó un sol y un sol y un mar. Un lienzo que acabó dando nombre a un cruce, a una rotonda y hasta a un túnel.