La ejecución presupuestaria de A Coruña en el 2023 creció hasta el 82,4 %, 10 puntos más que en el 2022

David García A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

EDUARDO PEREZ

La liquidación del año pasado refleja mejores datos que en los ejercicios previos, a la espera de los datos de la cuenta general

30 may 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

La ejecución presupuestaria en A Coruña subió durante el año de las elecciones municipales y registró mejores datos en comparación con el resto de ejercicios del primer mandato de Inés Rey. La liquidación de la cuenta del año pasado reflejan que se ejecutó un 82,4 % del presupuesto, mientras que en el caso de las inversiones se alcanzó el 51,7 %.

En ambos casos se trata de unos registros más elevados que en el resto de los ejercicios en los que el Partido Socialista gobernó desde que tomó el control de María Pita en el 2019. Ese año el total del presupuesto ejecutado fue del 78,5 %.

El primer año completo de Inés Rey como regidora se cerró con un 75,3 % del total de las cuentas municipales utilizadas, un porcentaje que aumentó en el 2021 al 79,3 %. Mientras, en el 2022 se produjo un descenso hasta el 72,6 % del total. Tanto en el 2020 como en el 2022 hubo nuevos presupuestos, mientras que en los años impares las cuentas se prorrogaron.

Por este motivo, en el 2023 las cuentas municipales se redujeron a 253 millones de euros —en el 2022 el montante había sido de 310 millones tras su aprobación definitiva en abril—, aunque las sucesivas modificaciones hicieron que creciese hasta más de 361 millones, de los que se gastaron cerca de 298. En el 2002 se habían movilizado 264,9 millones de euros.

Incremento del 20 % en obras

Si la ejecución global experimentó un crecimiento, lo mismo hicieron las inversiones, que superaron la mitad del total de los créditos consignados que se destinaron a obras. En este capítulo se ejecutaron 42,7 millones de los 91,3 que figuraban al final del año en las cuentas.

En los ejercicios anteriores el porcentaje de fondos destinados a inversiones que se habían movilizado se movió entre el 19,6 % del 2019 y el 33 % que se registró en el 2022. Además, la cantidad total de fondos comprometidos durante el año pasado por la Administración local fue superior a las cifras de los ejercicios anteriores.

Este incremento en la ejecución de inversiones se atisbaba a mitad de año, cuando en los seis primeros meses había destinado 18,3 millones de euros a obra pública, una cantidad que doblaba los 9 millones que reflejaba la ejecución presupuestaria del 2022 transcurridos dos cuatrimestres y también superior a la de los años previos.

Estos datos de mayor gasto del dinero destinado a inversiones y a nivel global coinciden con el año en el que hubo elecciones municipales, una tendencia que se suele repetir en los ejercicios en los que hay citas con las urnas a nivel local.

Las cifras de la liquidación podrían sufrir todavía variaciones y las definitivas se conocerán a finales del verano o en otoño, cuando se presente la cuenta general, en la que ya están todos los datos cerrados.

La recaudación volvió a superar los registros de los cursos anteriores y llegó a 289,9 millones

La tónica de incremento tanto de la ejecución presupuestaria global como de la de las inversiones también tuvo su reflejo en el capítulo de la recaudación, que fue la más alta en la historia de la ciudad.

Según los datos que aparecen en la liquidación del presupuesto del año pasado, el Ayuntamiento recaudó 289,9 millones de euros, un 14,1 % más que en el 2022, cuando habían sido 254 millones.

La tendencia en los últimos años apunta que la recaudación de la Administración local continuará aumentando. En el 2021 habían sido 224,9 millones, en el 2020 fueron 217,5, y en el 2019 llegaron a 221,8.

Se estima que los impuestos directos (IBI, circulación, construcciones y obras o actividades económicas) reportarán a las arcas municipales 111,1 millones de euros, siete menos que en el 2022 —último ejercicio en el que se había aprobado un presupuesto hasta este año—, mientras que los indirectos ascenderán a 14,6 (12,2 hace dos años).

El IBI será de nuevo el tributo que genere unos mayores ingresos para la Administración local, con una previsión de 65 millones de euros. Además, las estimaciones realizadas por los servicios municipales estiman que habrá incrementos en algunos impuestos, como el de actividades económicas.

Este aumento de los ingresos permite al Ayuntamiento destinar una mayor cantidad de recursos económicos a aspectos como las inversiones.