Once años de cárcel y expulsión del país por violar a su pareja en A Coruña cuando se negó a mantener relaciones

La Voz A CORUÑA

A CORUÑA CIUDAD

Sede de la Audiencia Provincial de A Coruña
Sede de la Audiencia Provincial de A Coruña MARCOS MÍGUEZ

El agresor le tapó la boca para que no gritase y le quitó el móvil para que no pudiese pedir ayuda. Tras la agresión, la mujer logró salir de la vivienda y abordó a una patrulla de la Policía Nacional

20 may 2024 . Actualizado a las 15:09 h.

La sección primera de la Audiencia Provincial de A Coruña ha condenado a 11 años y tres meses de prisión al autor de un delito de agresión sexual, con las agravantes de parentesco y de género, y de otro delito de maltrato de género, agravado por haberse cometido en el domicilio común de la pareja. Una vez la sentencia sea firme, el tribunal establece que el agresor cumplirá las penas privativas de libertad impuestas hasta un límite de seis años, pasado el cual será expulsado del territorio nacional con la prohibición expresa de regresar a España en diez años.

En la sentencia, el tribunal considera probado que el 14 de agosto del 2020, cuando su compañera sentimental regresó al piso que compartían, le propuso mantener relaciones sexuales, a lo que ella se negó. La sala relata  que, ante esa negativa, el acusado «la introdujo a la fuerza en la habitación, le asestó varios puñetazos, la lanzó contra el armario y le tapó la boca para evitar que gritase, al tiempo que lanzó el teléfono móvil al suelo para evitar que pidiera ayuda». Acto seguido, la tumbó a la fuerza sobre la cama y la agredió sexualmente.

Los magistrados explican en la sentencia que las carencias probatorias de la narración de la víctima y la versión negatoria del sospechoso «se ven respectivamente completadas y superadas por la prueba practicada en relación con este hecho».  Así, hacen referencia a los resultados de las pruebas biológicas; a la descripción en los diferentes informes médicos sobre la naturaleza y ubicación de las lesiones que presentaba la denunciante. Además, alude también a la descripción de la habitación en la que tuvo lugar la agresión, con el mobiliario descolocado y roto, y a la declaración de los agentes de la Policía Nacional a los que la mujer abordó cuando llegó a la calle tras la violación. «Todo esto conforma un escenario probatorio de un contenido y potencia que otorga un absoluto respaldo a la petición de condena en relación con el delito de agresión sexual», destaca el tribunal. La sentencia no es firme, pues contra ella cabe presentar recurso ante el Tribunal Superior de Xustiza Galicia.