Ann Tubilla, la filipina que suma más de un millón y medio de visualizaciones en TikTok con un vídeo de un atardecer en O Portiño, en A Coruña

C. Devesa A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

Ann en A Coruña
Ann en A Coruña

Se mudó a hace menos de un año y triunfa en redes con su canal Ann in Coru, dedicado en exclusiva a la ciudad herculina. «La idea surgió porque quería mostrar la belleza de la urbe a través de mis ojos»

25 mar 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

Nació en Bisayas, Filipinas, a más de 12.200 kilómetros de distancia, y lleva menos de un año en A Coruña. «Mi marido es de aquí, nos conocimos en Filipinas, pero luego nos mudamos a Dinamarca, donde él trabajaba. Me quedé embarazada y entonces nos trasladamos a Galicia», apunta Jay Ann Tubilla, de 25 años, que desde que puso por primera vez un pie en la ciudad herculina se enamoró de ella.

Conoció A Coruña antes de mudarse en diferentes viajes con su pareja para conocer a su familia. «Me encanta todo de la ciudad. Cuando me quedé embarazada fue cuando decidimos mudarnos. Tenía mucho antojo de comer pescado, pero en Dinamarca no había muchas opciones por lo que me trasladé primero yo sola a casa de mi suegra, mientras mi marido siguió trabajando allí. Después, ya vino él y nos establecimos en la ciudad, en Os Castros», relata Ann, que es madre de una niña de que todavía no llega al año de edad.

@s0yann

esta trend pero con moto🌅🏍️#fastcar #fastcars #acoruña #acoruñacity #acoruñagalicia #atardecer #sitioschulos #galiciacalidade #parati

♬ Fast Car Taylor Swift - mangcalooy

Su amor por la ciudad la llevó a crear un perfil en redes sociales dedicado por completo a A Coruña. Así, en julio del año pasado compartió un primer vídeo en TikTok e Instagram, de una puesta de sol en O Portiño. «Es la mejor que he visto en mi vida. Es preciosa», dice Ann, que llamó a sus cuentas Ann in Coru.

Desde que subió ese contenido ha ido creciendo de forma que una de sus últimas publicaciones, un recorrido en moto por el paseo marítimo hacia ese mismo punto durante un atardecer, suma más de un millón y medio de visualizaciones en TikTok. La cifra es casi el cuádruple que la población de A Coruña. Además, en Instagram también se hizo viral una pieza suya titulada La ciudad en tu sueños. En ella pueden verse diferentes sitios como la Marina, el obelisco Millenium, el Aquarium, la playa del Orzán, el mirador de la ventana del Atlántico, María Pita o los jardines de Méndez Núñez o San Carlos.

Solo un año en la ciudad

«La idea de Ann in Coru surgió porque quería mostrar la belleza de la ciudad a través de mis ojos. Me gusta mucho la fotografía y los contenidos audiovisuales», dice Ann, que se muestra sorprendida por la acogida de sus vídeos. «No me esperaba tener casi un millón de visualizaciones ni tantos comentarios. Me escribe mucha gente de fuera de A Coruña haciéndome preguntas sobre el cima o la comida, además de coruñeses agradeciéndome por el contenido», comenta la joven. Sus vídeos han sido tan comentados, que incluso en sus cuentas ha quedado patente el clásico pique entre la ciudad herculina y Vigo.

En sus cuentas en redes comparte también los espacios que visita, como la exposición en Batería sobre el trabajo del fotógrafo Helmut Newton, pero también de lugares de los concellos próximos, como Oleiros. «Me gustan mucho las playas y toda la naturaleza que hay aquí. Las vistas son impresionantes desde muchos lugares, como el Orzán u O Portiño», expone Ann, que no es capaz de decir nada malo de la ciudad. «Es que me gusta todo», dice la chica, que hace dos años que no viaja a su país.

Amante de la gastronomía local, su plato favorito es el cocido. «Luego, me encanta el marisco y el pescado, también». Sobre la lluvia, dice que no le molesta. «No me quejo del clima aquí porque es casi el mismo que en Filipinas, aunque allí hace más calor, pero también llueve», dice la joven, que en la actualidad está centrada en el cuidado de su bebé, a la vez que trata de aprender español. «Estuve yendo a clases durante el embarazo y espero retomarlas», cuenta. Sobre el gallego, dice que no sabía que en Galicia había un idioma propio. «Me sorprendió mucho. De momento, no entiendo ninguna palabra en gallego, pero, poco a poco, iré aprendiendo».