La Asociación contra el Cáncer reparte 1,2 millones en la provincia para investigar en nanomedicina, biopsia líquida y fármacos para frenar la metástasis

La Voz A CORUÑA

A CORUÑA CIUDAD

La Asociación contra el Cáncer reunió en el Colegio de Médicos de A Coruña a los investigadores de la provincia que recibirán ayudas para llevar a cabo diversos proyectos
La Asociación contra el Cáncer reunió en el Colegio de Médicos de A Coruña a los investigadores de la provincia que recibirán ayudas para llevar a cabo diversos proyectos cedida

Científicos del IDIS, el Cimus y el Inibic recibirán las ayudas de la AECC

22 feb 2024 . Actualizado a las 14:03 h.

La Asociación Española Contra el Cáncer presentó este jueves en el Colegio de Médicos de A Coruña las ayudas a la investigación que la entidad concede en la provincia, un total de seis por valor de 715.000 euros, que se suman a los más de 500.000 euros adjudicados en noviembre pasado a investigadores predoctorales y estudiantes en prácticas.

La concesión de los fondos se decidió tras un exigente proceso de concurrencia competitiva para seleccionar iniciativas de talento científico que den respuesta a las necesidades de los enfermos, además de apoyar la estabilidad de los investigadores e impulsar la innovación.

Durante el acto se entregaron los diplomas a los adjudicatarios, que explicaron en qué consisten sus proyectos de investigación. También participaron el presidente y vicepresidente de la AECC en A Coruña, Manuel Aguilar y Carlos Lamora; las directoras científicas del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago de Compostela (IDIS) y del Centro Singular de Investigación en Medicina Molecular y Enfermedades Crónicas (Cimus), las doctoras Luz Couce y Mabel Loza; la jefa del servicio de Oncología del Chuac e integrante del Instituto de Investigación Biomédica de A Coruña (Inibic), Rosario García Campelo, y Tania Casal, paciente oncológica, que abordó la importancia de la investigación para las personas con cáncer.

 La Ayuda Proyectos Generales AECC, la que tiene la dotación más importante —casi 300.000 euros—, se concedió al doctor Miguel López, director del grupo NeuroObesidad del Cimus, que empleará esos fondos en una línea de investigación centrada en el tratamiento de la caquexia asociada al cáncer (síndrome de deterioro progresivo que provoca la pérdida de tejido músculoesqueletico y grasa) empleando nanomedicina en el cerebro. Su hipótesis es que el hipotálamo juega un papel clave en su desarrollo y pretende estudiar si el uso de nanomedicina dirigida a esos mecanismos puede ser una estrategia adecuada para un síndrome que actualmente sigue siendo incurable. «Se trata de una línea de investigación fundamental, junto con el desarrollo de tratamientos, para conseguir una terapia integral contra el cáncer y que puede suponer una gran mejora en la calidad de vida de los pacientes», señaló la entidad.

El doctor Roberto Piñeiro, del grupo de Oncología Médica Traslacional (Oncomet) del IDIS, recibió 200.000 euros de la Ayuda Investigador AECC para el desarrollo de una investigación centrada en entender los mecanismos moleculares de adaptación del tumor a los tratamientos del cáncer de mama metastásico —en concreto, de tipo luminal—. De esta manera, se podrán identificar marcadores de pronóstico y predictivos que guíen a los oncólogos durante el tratamiento. Para reconocer esos mecanismos, el grupo de Piñeiro empleará el estudio genético de material tumoral circulante mediante técnicas de biopsia líquida. «Con este conocimiento, el proyecto pretende ayudar en la toma de decisiones terapéuticas que permitan una intervención más personalizada y que mejore la supervivencia de las pacientes con cáncer de mama luminal metastásico».

A la doctora Angélica Figueroa, líder del grupo de Plasticidad Epitelial y Metástasis del Inibic, se le concedió la Ayuda AECC Innova, de 180.000 euros, para el desarrollo de nuevos compuestos —ya identificados por su equipo— capaces de bloquear el desarrollo tumoral y los metástasis en cáncer de colon. Su meta es mejorar el resultado de la quimioterapia que se emplea de forma convencional en cáncer colorrectal y combinarla con estos nuevos compuestos para que los tratamientos resulten más efectivos y evitar la metástasis y la recurrencia de la enfermedad, además de disminuir la cantidad de quimioterapia empleada y, por lo tanto, sus efectos secundarios.

También se adjudicó una Ayuda Ideas Semente AECC, de 20.000 euros, a la doctora Lara García, de la Universidade de Santiago, que pretende mejorar el diagnóstico precoz de tumores cerebrales y la selección de tratamientos personalizados a través de la imagen molecular mediante una técnica innovadora llamada ImmunoPET. Esto permitirá conseguir información más específica y selectiva de los tumores, algo que «ya demostró mejorar el pronóstico en otros tipos de cáncer, como lo de mama o lo de próstata pero que en tumores cerebrales resulta más complejo por la dificultad que existe para acceder al cerebro», explicaron.

En la presentación se invitó a  Aurora Gómez —adjudicataria de otra Ayuda Ideas  Semente AECC en 2022—, investigadora principal en el MitoPhenomics Lab del Cimus, que está estudiando el papel de las variantes del ADN mitocondrial en la formación de tumores y metástasis mediante modelos animales. Con su trabajo también pretende que los antecedentes genéticos del ADN mitocondrial «sean un nuevo objetivo para la medicina personalizada en cáncer».

Por último, Sofía Silva, médica residente en el servicio de Oncología del Chuac, recibió la Ayuda Clínico Formación AECC —dotada con 2.250 euros— para cursar un diploma de especialización en oncología traslacional durante 2024.

En la presentación participó también Tania Casal, paciente oncológica y voluntaria de la AECC, que agradeció el trabajo de los investigadores para conseguir nuevos tratamientos que beneficien a los pacientes y mejoren su esperanza de vida.

Las representantes del IDIS, el Cimus y el Inibic incidieron en la importancia de apostar por la investigación y destacaron la «inestimable» ayuda que presta la Asociación Española Contra el Cáncer a través de este tipo de convocatorias. Rosario García Campelo, jefa de Oncología del Chuac, aseguró que, «después de 25 años dedicada a la oncología, estoy viendo avances que nunca creí que vería. La mayoría son resultado de una investigación multidisciplinar, gracias a la combinación de la investigación básica, clínica y traslacional». Las ayudas de la AECC «promueven la excelencia y son garantía de equidad», dijo, y destacó su relevancia «para beneficiar a toda la sociedad».Por su parte, Luz Couce, del IDIS, incidió, además, en la labor de centros como el que dirige, «que estimulan la investigación, hacen posible la llegada de los avances científicos a los pacientes, mejorando su supervivencia y evolución, y sirven de puente para acercar la investigación a las empresas».

A través de un vídeo, Mabel Loza, del Cimus, calificó la financiación de la Asociación Española Contra el Cáncer de «extraordinaria», ya que más allá de proveer fondos «que los investigadores necesitamos para proponer soluciones frente al cáncer, nos recuerdan que vamos a estar acompañados durante el proceso de investigación, aportando la visión de los pacientes y la positividad de una asociación, siempre con la mirada puesta en la transferencia».

Carlos Lamora presentó y moderó el evento, en el que, antes de dar paso a la entrega de los diplomas, destacó que en la Asociación «tenemos muy claro una premisa: sin investigación no hay futuro. Es la investigación la que ha incrementado las tasas de supervivencia en cáncer en un 20 % en los últimos 20 años, gracias a nuevas herramientas de diagnóstico precoz, a tratamientos más específicos y eficaces, mejorando también la calidad de vida de los pacientes. A través de la investigación estamos abriendo caminos hacia un futuro sin cáncer, para prevenirlo, curarlo o cronificarlo».

El vicepresidente provincial de la Asociación destacó, además, la importancia de estas ayudas para apoyar a los investigadores, y ensalzó su labor porque «dedican su esfuerzo, su energía, sus horas —y podríamos decir que su vida— a mejorar la vida de los pacientes. Porque sabemos que la investigación es una disciplina que exige vocación y compromiso, pero también recursos», valoró.

Por último, el presidente de la AECC en la provincia de A Coruña, Manuel Aguilar, incidió en que la investigación oncológica «no es solo un desafío científico, sino también una responsabilidad social compartida».

Desde la Asociación Española Contra el Cáncer «llevamos años comprometidos con esta misión. En el ámbito de la investigación, nuestra fundación científica —siempre a la vanguardia— seleccionando proyectos de investigación con rigurosos criterios de excelencia. Y nos enorgullecemos de ser la entidad social y privada que más fondos destina a la investigación del cáncer», recalcó antes de señalar que en la provincia «hemos destinado más de 1,2 millones de euros a proyectos que ya están dando sus frutos y que los continuarán dando». Recordó también que los recursos para todo ello provienen de «la generosidad y solidaridad de la sociedad civil: desde nuestros incansables voluntarios, que dedican su tiempo a organizar eventos solidarios, a salir a la calle con sus chalecos verdes, hucha en mano, en más de 43 de nuestras juntas locales de la provincia; hasta las donaciones de personas anónimas que se acercan a nosotros para aportar y el respaldo de nuestros más de 18.000 socios que mes a mes tienen presentes a los pacientes y familias. Sin olvidar a las empresas solidarias de nuestra provincia, y a todos los colaboradores. Cada euro nos acerca más a aumentar lana calidad de vida de las personas y su supervivencia», recalcó. El reto, añadió, es alcanzar el 70 % de supervivencia en 2030  y para lograrlo «debemos continuar investigando y garantizar que los avances de la investigación lleguen a quienes más los necesitan».

Para cerrar el acto, Manuel Aguilar se dirigió directamente a los investigadores para darles las gracias a cada uno de ellos «por hacer investigación y por ser el futuro de los pacientes, de las familias y de la sociedad. Gracias a todos por creer en un futuro donde el cáncer sea una enfermedad que podamos superar juntos».