La Xunta, interesada en comprar los murales de Lugrís abandonados en un edificio de A Coruña

A CORUÑA CIUDAD

Mural de Lugrís en un antiguo restaurante de la calle de los Olmos
Mural de Lugrís en un antiguo restaurante de la calle de los Olmos PACO RODRÍGUEZ

El conjunto artístico, valorado en 250.000 euros y sobre el que hay una oferta de privada de 30.000, podría ser trasladado al Museo de Belas Artes

21 feb 2024 . Actualizado a las 15:55 h.

Cerradas bajo llave en un edificio abandonado cuyo dueño está en proceso concursal. El conjunto de las 12 pinturas que Urbano Lugrís pintó en 1951 en los bajos de dos casas unidas en A Coruña está en peligro. Las humedades y el moho son el principal enemigo de pinturas como estas, plasmadas sobre una pared. Su destino va unido al del inmueble que las alberga. Sin embargo, este vínculo pronto podría romperse. Según confirman desde la Consellería de Cultura, que dirige Román Rodríguez«a Xunta está reunindo toda a información dispoñible para analizala a nivel xurídico e determinar se o proceso de adquisición por parte da Administración autonómica é posible. De selo, optaríamos a elo». Esto quiere decir que se postula como compradora del conjunto artístico

Su postura se conoce después de que se publicara en el Boletín Oficial del Estado (BOE) la oferta recibida en el Juzgado de lo Mercantil Número 3 de A Coruña sobre los murales. Un comprador está dispuesto a pagar 30.000 euros por ellos. El caso es que esta obra de Lugrís está valorada en 250.000 euros en el inventario de bienes del inmueble. Un edificio que conforman dos casas unidas, las número 25 y 27 de la calle Olmos.  Desde mayo del 2023 el propietario, Alameda Órdenes SL (el desaparecido grupo Viriato) está en concurso de acreedores. Se le reclama una deuda de más de 1,8 millones. Las dos casas están valoradas, una, en 264.000 euros y la otra en 336.000. Vender por separado el conjunto de Lugrís es una posibilidad que tiene el administrador concursal para satisfacer las deudas con los acreedores. 

Desde el día de la publicación de la oferta en el BOE hay un plazo de cinco días por si otro interesado quiere ofrecer una cantidad mayor. Desde la Xunta no adelantan de momento qué cuantía estarían dispuestos a pagar. Quien sí confirmó este miércoles que no optará a comprar el conjunto de Lugrís es el Ayuntamiento de A Coruña. La alcaldesa, Inés Rey, dijo en una rueda de prensa que «no valoran» adquirir los murales. «Velamos por que se protejan y se queden en la ciudad e instamos a la Xunta, competente en la materia, a que lo haga», añadió la alcaldesa.

La empresa que presentó la oferta para adquirir los dos edificios anexos fue también quien ofreció la oferta de los 30.000 euros por las pinturas, consideras bienes muebles. De momento, su propuesta es la única que tienen en firme en el Juzgado de lo Mercantil Número 3. 

Traslado del mural

La Xunta tiene hasta este viernes para postularse, ya que es cuando termina el plazo tras la publicación de la oferta en el BOE. Su compra implicaría el traslado de los 12 murales, algunos de ellos de gran porte. Dicho traslado es costoso y complejo, pero no imposible. Otra obra del propio Lugrís pasó por este mismo proceso también en A Coruña. Su mural en el desaparecido Caffè Vecchio de la calle Real se llevó hasta Afundación

En el caso de las 12 piezas de Olmos, podrían reubicarse en el Museo de Belas Artes, habría que analizar cómo hacer este proceso de forma individualizada, ya que unos están pintados sobre mortero de cal y arena en piedra y otros sobre madera. De esta forma, se podría optar por el strappo (arrancar solo la pintura), por sacar también el mortero o por el stacco a masello, cuando también se saca el soporte, como se hizo en el Caffè Vecchio.

Teniendo en cuenta que hay cuadros individuales de Lugrís en formato 60x70 que ya alcanzan los 30.000 euros, este valor es muy bajo para un conjunto de esta relevancia. «Este é o único conxunto muralístico de Lugrís, e tamén doutros pintores, que se conserva íntegro no lugar onde se pintou», enfatiza Rodrigo Osorio, el portavoz de la asociación cultural O Mural. El colectivo lleva desde el 2020 alertando sobre el estado de los murales, cuando los vieron por última vez, y ahora están pendientes de que el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) se pronuncie sobre si estima o no la demanda que presentaron para que la Xunta incoe el expediente de bien interés cultural (bic) que piden para estas pinturas. Una catalogación que aseguraría su conservación y que la Administración autonómica rechazó en un primer momento. Ahora, apuntan desde San Caetano, están pendientes del informe que les envíe el Ayuntamiento para esta posible declaración.