Desde el materno de A Coruña: «Este invierno han desaparecido los ingresos de bebés por bronquiolitis»

R. Domínguez A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

Lía, la primera niña a la que, el 25 de septiembre del 2023, se le administró el anticuerpo contra el virus respiratorio sincitial en el Hospital Teresa Herrera de A Coruña, el materno del Chuac
Lía, la primera niña a la que, el 25 de septiembre del 2023, se le administró el anticuerpo contra el virus respiratorio sincitial en el Hospital Teresa Herrera de A Coruña, el materno del Chuac

El Hospital Teresa Herrera constata un descenso de lactantes afectados por el virus respiratorio sincitial

20 feb 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

La campaña de prevención llevada a cabo para evitar el impacto de la infección por el virus respiratorio sincitial (VRS) se ha notado y mucho en el Hospital Teresa Herrera de A Coruña, el materno del Chuac, sobre todo en lo que se refiere a los ingresos de los más pequeños de la casa. «Este invierno no hemos tenido ningún lactante grave por bronquiolitis y ni uno solo en uci», subraya Jerónimo Pardo, jefe de pediatría del área sanitaria.

Si habitualmente el pico de esta infección llenaba las plantas de bebés, muchos con necesidad de oxígeno, todo apunta a que la campaña de inmunoprofilaxis con el anticuerpo monoclonal nirsevimab (Beyfortus) parece estar detrás de este notable descenso. «Desde que se usa, han disminuido los ingresos por patología respiratoria en lactantes, prácticamente han desaparecido las bronquiolitis como motivo de ingreso,cuando antes era la principal causa de hospitalización en los más pequeños durante el invierno; ahora se ha esfumado, prácticamente no tuvimos casos», insiste el especialista sobre un virus que sigue presente pero no ataca, como lo hacía, a los más vulnerables. «El VRS sigue existiendo, sigue habiendo niños que enferman, pero son más mayorcitos y tuvimos cuadros, pero sin ingreso», puntualiza.

Los estudios realizados sobre el impacto del nuevo anticuerpo monoclonal ya apuntaban que podía disminuir hasta un 80 % la posibilidad de sufrir una infección grave y necesitar atención hospitalaria «y se ha cumplido claramente en nuestra área sanitaria», se satisface el jefe de pediatría.

Tras los buenos datos se encuentra la respuesta de las familias a la campaña llevada a cabo para la inmunoprofilaxis desde el 25 de septiembre pasado. La adherencia entre niños de especial riesgo, como los prematuros o neonatos con enfermedades previas (cardiopatías congénitas, niños oncológicos, inmunodeprimidos) de menos de 24 meses «fue del 100 %», recalca Pardo, que subraya igualmente los índices obtenidos también entre los recién nacidos y en la campaña de recaptación dirigida a bebés nacidos desde el 1 de abril del 2023. Según los datos de la gerencia sanitaria, el nirsevimab se administró al 92 % de los niños del área clínica coruñesa incluidos en la población diana.

De esta forma, aunque los cuadros de mando con datos de hospitalización no discriminan por patógenos, lo cierto es que en el materno de A Coruña entre octubre y enero, los meses de circulación de los virus respiratorios, se registraron 42 ingresos en planta menos en el departamento de lactantes (menores de dos años) que en el mismo período del ejercicio anterior, al pasar de 152 a 110.

El VRS afecta a toda la población, pero en los adultos suele provocar un catarro e incluso en los niños de más edad, pero en los más pequeños es fácil que acabe provocando una inflamación de los bronquios y hasta una neumonía «con dificultad respiratoria para oxigenarse y problemas para alimentarse; a muchos de ellos hay que ingresarlos para ponerles oxígeno, de forma muy frecuente en los menores de seis meses, y a veces necesitan incluso cuidados en la uci», apunta Pardo, quien insiste en que este invierno «el éxito ha sido total, no hemos tenidos casos graves de hospitalización con ingreso en uci en la población diana».

DATOS

Cobertura. El 92 % de las familias convocadas acudieron a la campaña de inmunoprofilasis del VRS.

Hospitalizaciones. En el área de lactantes del Teresa Herrera, de octubre a enero ingresaron 110 niños, 42  menos que un año antes.

La campaña sigue para neonatos y niños de riesgo hasta el 31 de marzo

Si bien el sincitial era en otoño-invierno la principal causa de ingreso hospitalario de pequeños en los primeros meses de vida, existen otros patógenos que también causan bronquiolitis y distintas patologías respiratorias. «Ingresan niños y nos llegan a urgencias, que estos meses han seguido con un número considerable de consultas, al igual que los centros de primaria, pero el VRS ha disminuido hasta prácticamente desaparecer como causa de ingreso; sí hemos visto enfermedad respiratoria leve por este virus, y alguno hemos tenido en aislamiento, pero niños más mayores que no recibieron el anticuerpo monoclonal», explica Jerónimo Pardo

A juicio del jefe de pediatría, los datos no hacen más que corroborar que la recomendación es que las familias sigan accediendo a administrar el nirsevimab en las primeras 24-48 horas tras el nacimiento y que lo soliciten en caso de tener hijos ya más mayores que reúnan los criterios y todavía no la hayan recibido.

La campaña para los neonatos seguirá abierta hasta el 31 de marzo, ofreciéndola en el propio hospital al nacer, y también se ha diseñado para llegar a todos los nacidos desde el 1 de abril del 2023, así como a los prematuros que vinieron al mundo desde el 1 de octubre del 2022 y a los menores de 24 meses de alto riesgo por sufrir otras patologías.

«A partir de marzo el virus ya no estará en circulación, aunque haya algún caso esporádico», explica sobre la fecha fin de campaña. A la vista de los resultados, confía en que el invierno que viene se repita la iniciativa, ya que el fármaco tiene una efectividad limitada en el tiempo. «Ha sido un acierto y creo que sí, que se va a quedar como pauta en el calendario infantil», concluye.