Un abogado que defendió a los secuestradores de un maderero coruñés reconoce que los estafó

A CORUÑA CIUDAD

Sede de la Audiencia Provincial de A Coruña
Sede de la Audiencia Provincial de A Coruña EDUARDO PEREZ

El letrado, que ya está en prisión por hechos similares, acepta una pena de dos años de prisión y deberá indemnizar a los perjudicados con 26.600 euros

30 ene 2024 . Actualizado a las 17:33 h.

Un padre y su hijo fueron condenados en el 2016 a 11 años de prisión como principales autores del secuestro del empresario maderero Abel Diéguez. Durante cinco días, en enero del 2014, lo mantuvieron encerrado en la cuadra de los cerdos de una finca de Lalín. Hasta que un amplio operativo de la Guardia Civil lo rescató y detuvo a 8 personas. Entre ellas, a este padre e hijo que un buen día se les ocurrió secuestrar a un hombre y pedir 70.000 euros por su liberación.

Casi diez años después, esos mismos hombres que hoy ya disfrutan de libertad acudieron a la misma sala de la Audiencia Provincial donde fueron juzgados. Fueron como testigos y denunciantes, pues el acusado era el primer abogado que contrataron para defenderlos por el secuestro. La Fiscalía, en esta ocasión, estaba de su parte y solicitaba que los secuestradores del empresario coruñés fueran indemnizados. Por el dinero que les cobró y por daños morales. Aparte de eso, la acusación pública pedía que el letrado fuese condenado a 3 años de prisión como supuesto autor de un delito de estafa. 

El acusado reconoció los hechos y la pena quedó finalmente fijada en dos años de prisión. Este letrado, que fue expulsado de la abogacía, ya cumple en la cárcel por otras causas similares. Además,deberá pagar una multa de 720 euros y la pena de inhabilitación especial para el ejercicio de la abogacía por un período de un año y medio. También tendrá que indemnizar a los perjudicados con 6.600 euros por las cantidades entregadas en efectivo, así como con 10.000 euros a cada uno de ellos por daños morales.

Deslealtad profesional

El fiscal sostiene en su escrito de calificación que el abogado contratado por los secuestradores tras ser detenido «se comprometió en el 2014 a defenderlos y no cumplió con su cometido». El caso procede del Juzgado de Instrucción número 1 de Arzúa porque de allí son los denunciantes y se juzgó esta mañana en la sección segunda de la Audiencia Provincial de A Coruña. Según relata el Ministerio Fiscal, «el acusado, abogado colegiado que ejercía en un despacho de abogados en A Coruña, fue contratado en septiembre del 2014 para que defendiese a ambos cuando estaban en prisión provisional». Tras haber contactado con los dos presos, «les prometió que conseguiría su excarcelación en un plazo aproximado de un mes», preparando la defensa de ambos una vez fueran puestos en libertad, a la espera del juicio que se celebraría y en el que figuraban como acusados.

El letrado llegó a personarse como defensor de ambos y presentó escrito de personación con fecha de 17 de octubre del 2014. A partir de ese momento, «mantuvo conversaciones con los clientes, a quienes les insistía en que conseguiría librar a los acusados de la cárcel. A pesar de ello, actuando con el afán de enriquecerse y sin intención alguna de cumplir las obligaciones profesionales asumidas, requirió al contratante en concepto de provisión de fondos, dos pagos de 3.000 euros en septiembre y diciembre del 2014, así como de 600 euros, en noviembre, para el pago de procuradores», añade el fiscal.

El abogado «hizo creer así a los clientes que hacía gestiones judiciales, interponía recursos o solicitaba al juez la puesta en libertad, cuando no presentó ningún escrito ante el órgano jurisdiccional competente, lo que determinó que padre e hijo estuvieran presos hasta el momento de la celebración del juicio los días 10, 11, 12 y 15 de febrero del 2016», sostiene la acusación.