El aparcamiento de Os Mallos se vacía a la espera de una conclusión sobre las causas del incendio

La Voz A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

Los propietarios de las plazas reclaman una «solución temporal» para dejar sus turismos mientras dure la investigación judicial que explique por qué se produjo el fuego

12 ene 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

El aparcamiento de Os Mallos es un gran desierto en el subsuelo de la ronda de Outeiro ( A Coruña). Dentro de la instalación casi fantasmal parece difícil imaginarse el bullicio que hay unos metros más arriba. Desde que en Navidades un incendio calcinó por completo tres de los coches que estaban estacionados en la segunda planta del párking y un cuarto se quemó parcialmente, la actividad se ha parado en este contenedor de vehículos con capacidad para albergar 512 turismos.

La cuestión es que mientras dure la investigación judicial que esclarezca los motivos del fuego, ningún conductor puede entrar para dejar ahí su coche. El subterráneo está vallado con un cordón policial en todas sus bocas.

«El problema es que no sabemos qué vamos a hacer con los coches mientras esté cerrado. En Os Mallos ya tenemos pocos aparcamientos. Al Ayuntamiento le pedimos que habiliten una solución temporal, no sabemos cuánto tiempo se puede dilatar la investigación», comenta José Manuel González, el presidente de los propietarios de las plazas en el subterráneo.

En total, 462 de las 512 plazas del aparcamiento están en concesión. Las 50 restantes son las que se explotan como párking público. «Desde la unidad científica y judicial y de la Policía Nacional nos han trasladado que han enviado las pruebas a Madrid para su estudio. Mientras no se pronuncien y lleguen a una conclusión no podemos abrir el aparcamiento», explica José Salgado, el gerente desde hace más de 20 años de la instalación.

mallos
ANGEL MANSO

Más de 200 afectados

Además de los cuatro coches quemados, un total de 200 vehículos se vieron afectados por el fuego. Entre ellos, el de José Manuel. «Con el calor, le saltó hasta un espejo», detalla. Tiene el vehículo en el taller y, anticipa, el problema será mayor cuando los turismos se vayan reparando y no tengan dónde dejarlos. «Esto puede ser muy caótico», avanza.

Por otro lado, están los usuarios que se desplazan por distintos motivos a esta parte de la ciudad y también se han quedado sin párking. Otro problema añadido. Mientras, en el interior del aparcamiento de Os Mallos ayer quedaban apenas una decena de coches. Los propietarios fueron retirando los suyos a lo largo de esta semana. Entre los que se quedan están los coches calcinados. «Están en plazas asignadas, es decir, son de un dueño, pero uno de los turismo todavía no sabemos de quién es porque le habían dejado el aparcamiento a otra persona», apunta José Salgado.

mallos
ANGEL MANSO

«Lo que nos muestran las cámaras es que hubo un chispazo y, de pronto, uno de los coches comenzó a arder. A partir de ahí, no sabemos nada más. La persona que trabaja aquí llamó a los bomberos. No creo que fuera algo provocado», desliza Salgado.

La unidad científica de la Policía Nacional investiga las causas del suceso que alarmó a los vecinos de Os Mallos en plena época festiva, justo después del día de Navidad. El fuego comenzó a las 23.00 horas del 26 de diciembre y obligó incluso a cortar la ronda de Outeiro mientras los efectivos de emergencias apagaban las llamas. Participaron un total de 25 del parque de A Grela. Estuvieron más de nueve horas en el lugar bombeando el humo acumulado en las dos plantas del subterráneo.