La banda de los «pekes»: A Coruña juzga a los ocho implicados en la operación Mesa

La Voz A CORUÑA

A CORUÑA CIUDAD

mesoiro
e. s.

La red que inventó su propia jerga para los pedidos de cocaína actuaba en un piso de Novo Mesoiro y en varios aparcamientos de la ciudad

09 dic 2023 . Actualizado a las 13:56 h.

Un total de ocho personas serán juzgadas esta semana en A Coruña por su implicación en una red de tráfico y venta de cocaína a consumidores. Entre los acusados en la denominada operación Mesa está la pareja que operaba desde su piso en la calle Ribeira Sacra, en el barrio de Novo Mesoiro, ambos de 45 años y sin antecedentes penales, a diferencia de otros implicados, viejos conocidos de la justicia.

Los hechos por los que serán enjuiciados se remontan al 2014 y abarcan hasta el 2016, cuando fueron descubiertos a raíz de un dispositivo de vigilancia puesto en marcha por el grupo de Tráfico de Estupefacientes de la Brigada Provincial de la Policía Judicial de la Policía Nacional. Una operación para la que fue clave la colaboración vecinal, quien puso en aviso a las autoridades de las actividades sospechosas que tenían lugar en el piso de la pareja detenida. 

Estos dos vecinos de Novo Mesoiro fueron el hilo del que tiraron los investigadores para descubrir una extensa trama enraizada en A Coruña. En la vista, que se celebrará en el Juzgado de Instrucción número 6 de la Audiencia Provincial de A Coruña, también será juzgado el presunto y principal suministrador de la droga. En este caso, se trata de un individuo con múltiples antecedentes por el tráfico de hachís, para el que viajaba hasta el sur de la Península, y también de cocaína. Fue él quien bautizó los pedidos como «pekes» en sus mensajes telefónicos con el objetivo de esquivar a la policía. Encargos que iban de los «80 pekes» a los «tres misiles» (por tres gramos de cocaína).

Uno de los conductores que realizaba los viajes hasta el sur, conocido como Boxeo, de 38 años y sin antecedentes, será otro de los juzgados. El aparcamiento del centro comercial Espacio Coruña, el de la torre de Hércules o el del Alcampo, así como el polígono de Pocomaco eran algunos de los puntos en los que operaban y desde donde distribuían la droga.

Los acusados se enfrentan a un delito contra la salud pública. La Fiscalía pide para cada uno de los ocho juzgados penas de entre cuatro y seis años de cárcel, además del pago de multas.