Una enfermera de Os Mallos dedica sus tardes a pasear con pacientes

Caterina Devesa A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

Mónica Fernández (segunda por la izquierda) pasea con varias usuarias del centro de salud de Os Mallos
Mónica Fernández (segunda por la izquierda) pasea con varias usuarias del centro de salud de Os Mallos Eduardo Pérez

Todos los miércoles organiza andainas: «Los mayores son maravillosos». Además, participan en la actividad el nutricionista, otros sanitarios y voluntarios

23 nov 2023 . Actualizado a las 09:10 h.

Mónica Fernández es enfermera en el centro de salud de Os Mallos. Su turno laboral es por la mañana, pero no duda en desplazarse al ambulatorio todos los miércoles por la tarde para realizar una caminata con los pacientes, desde las cinco de la tarde.

La iniciativa comenzó de la mano del médico Fernando Cuadrado y el grupo de comunitaria del centro de salud. Cuadrado la puso también en práctica el pasado año en el complejo sanitario del Abente y Lago, aunque actualmente ejerce en el de O Castrillón. «Nos pareció buena idea y en abril empezamos a hacerla en Os Mallos. La gente que participa se muestra súper agradecida por la actividad», explica Mónica, que señala que si ella no puede acudir alguna jornada, sus compañeras la sustituyen sin problema. «Un día que no pude ir fue otra enfermera de la mañana, tras ver lo contentos que estaban los participantes ya me dijo que cuente con ella cuando necesite», añade la enfermera. Su marido también se ha sumado a la actividad, al igual que otros voluntarios.

Para la sanitaria, el valor de la iniciativa va más allá del ejercicio físico que puedan realizar. «El ambulatorio de Os Mallos abarca mucha población y hay gente que camina más en el trayecto desde su casa al centro de salud que en el recorrido que hacemos en la actividad», cuenta Mónica, que añade que la mayoría de participantes son mayores. «Más allá de lo que caminemos, que por supuesto les viene bien, lo que hacen es socializar, algo importantísimo para ellos. Muchos se han conocido así y ahora se apuntan a ir a otras actividades juntos. El otro día me encontré a varios tomando un café. Para la gente de esa edad es fundamental tener vida social», dice.

En la actividad participan una treinta de personas. «Llegamos a ser 38, pero ahora en invierno depende un poco del tiempo», señala la enfermera, que explica que dividen a los mayores en tres grupos. «Uno es el que camina más rápido, que da unas curo vueltas al centro; otro, el medio, realiza dos o dos y media y, el último, con el que voy yo, son personas con muletas o algún problema de movilidad, que damos una vuelta o vuelta y media, en función de lo que puedan», señala Mónica, que dice que si llueve mucho, en vez de la caminata realizan otra actividad dentro del centro. «Lo más importante de las andainas son los participantes, que son maravillosos. Puede venir a la caminata cualquiera, no hay que ser de este centro de salud», dice.

Además, los últimos miércoles de cada mes, se suma a la jornada el nutricionista Fernando Rodríguez. «Les explica recetas saludables o les da consejos, como que se fijen en las etiquetas de los productos, ya que en ocasiones ponen que no llevan azúcar, pero al ver la composición resulta que sí», detalla Mónica, que añade que en Os Mallos realizan otras actividades dentro del plan local de salud, como charlas para prevención de embarazos y enfermedades de transmisión sexual, talleres para personas en exclusión social, de RCP o de suelo pélvico, entre otros.