Cinco de cada mil niños de A Coruña, amenazados por la diabetes

LA VOZ A CORUÑA

A CORUÑA CIUDAD

En niño con diabetes, pinchándose insulina
En niño con diabetes, pinchándose insulina M.MORALEJO

Especialistas del Chuac organizan una jornada para analizar métodos de control de una patología que no deja de crecer

09 nov 2023 . Actualizado a las 13:27 h.

El 14 % de la población española padece diabetes, lo que supone casi seis millones de personas. Y tanto la incidencia de la diabetes tipo 2, a más prevalente, con un 90-95 % de casos, como de la diabetes tipo 1, «no deja de crecer», advierte Teresa Martínez Ramonde, jefa de Endocrinología del Chuac y organizadora del foro Diabetes Evolution. El encuentro anual volverá a celebrarse el próximo sábado día 11 en A Coruña, en el hotel Attica, dedicado exclusivamente a abordar el tratamiento y los avances de esta patología principalmente en la edad infantil y juvenil, dado que en nuestro entorno «ya afecta a cinco de cada mil niños».

Ya sea la tipo 1 o la 2, el control glucémico «es determinante»  para mejorar la calidad de vida de las personas que la padecen.  Para conseguirlo, «en los últimos años está produciéndose una revolución en cuanto a innovaciones terapéuticas y dispositivos tecnológicos que permiten que las personas con diabetes lleven una vida normal. No hay que olvidar que es una enfermedad crónica y no es fácil convivir con ella», señala la especialista. 

Diabetes Evolution 2023, organizado por el Servizo Galego de Saúde y la Fundación de Endocrinología y Nutrición Gallega, volverá a reunir a profesionales sanitarios y personas con diabetes de Galicia para analizar y reflexionar sobre la situación actual, los avances y los retos en el abordaje de la diabetes. Todo «con el objetivo de tener más conocimiento y conseguir más concienciación sobre este trastorno en la comunidad».

«Conseguir reducir el impacto de la enfermedad, la intervención en diabetes, además de asegurar una adecuada asistencia sanitaria, requiere de acciones de prevención y promoción de la salud sobre los factores determinantes de la enfermedad y una adecuada educación en los pacientes para minimizar sus repercusiones cuando ya está presente», incide Martínez Ramonde.

Considerada una pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS), si no se controla de forma adecuada la diabetes puede producir complicaciones asociadas «muy graves». Enfermedades cardiovasculares, trastornos renales o retinopatía diabética con pérdida de visión son algunas de las patologías que hacen más dependientes a las personas que las padecen.

Con todo, los relevantes avances científicos son esperanzadores. Existen «novedades terapéuticas que cambian la vida de las personas», afirma la doctora, quien explica algunas aportaciones: «Por una parte, tratamientos más fisiológicos, no dirigidos exclusivamente a reducir los niveles de glucosa, sino a trabajar en todo lo que supone la diabetes, la resistencia a la insulina, la inflamación... Y, por otro, mejoras a nivel técnico de los dispositivos, hasta ahora más utilizados en diabetes tipo 1, pero que están entrando de lleno en la diabetes tipo 2».

Entre estos dispositivos se encuentran los sensores de glucosa, que miden de forma constante los niveles y avisan con una alarma cuando se va a llegar a un índice peligroso, las bombas de insulina y los sistemas integrados. «Estos últimos, que unen la bomba con un sensor, son la evolución hacia el páncreas artificial. Con todo, hay que seguir investigando», indica la doctora Martínez.

La especialista reconoce la dificultad para conseguir cambiar el estilo de vida de la persona con diabetes, pero insiste en que, con respeto a los hábitos nutricionales, «nuestra dieta mediterránea está consolidándose como el patrón de dieta que ofrece más beneficios. Pero siempre estableciendo objetivos individualizados». Sobre el ejercicio físico, matiza que su práctica «dependerá de la edad, el nivel de entrenamiento físico y la existencia de otras patologías», aunque, en general, se recomienda realizar ejercicio físico moderado durante 30 minutos por lo menos 3-5 días a la semana «como, por ejemplo, caminar a diario», concluye.