El Puerto de A Coruña afea que el pacto PSOE-BNG por los muelles no solucione la deuda

Ana González / E. S. A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

ANGEL MANSO

El Gobierno promete pagar la fachada marítima, sin plazos ni presupuesto

08 nov 2023 . Actualizado a las 09:28 h.

Cuando ya pasaron más de dos años desde la última reunión entre las Administraciones implicadas en el futuro de la fachada marítima de A Coruña y la posterior ruptura del acuerdo, llega un compromiso del Gobierno central con el futuro de los muelles. Está contenido en el acuerdo firmado entre el PSOE y el BNG para la investidura de Pedro Sánchez, que para el Puerto y el PP es insuficiente.

Pacto

Los socialistas prometen financiación. El pacto que convenció al Bloque para dar el sí en el Congreso a un Ejecutivo de coalición entre el PSOE y Sumar establece que el Gobierno central «contribuirá ao financiamento da transformación dos terreos dos peiraos do porto da Coruña que queden liberados de actividade portuaria». Las formaciones añaden en el texto el «compromiso por parte da Administración Xeral do Estado de contribuír de forma significativa ao financiamento destas actuacións xunto con outras Administracións e entidades». Para esto, ambas fuerzas políticas acordaron desarrollar un «plan plurianual», asegurando siempre «a titularidade dos terreos públicos».

Incógnitas

Sin plazos ni presupuesto. El documento es simplemente una declaración de intenciones que no contiene presupuesto ni plazos concretos. Se diferencia, por ejemplo, del acuerdo firmado entre el Partido Socialista coruñés y el BNG para investir alcaldesa a Inés Rey, que contempla los tiempos para ejecutar las medidas.

Reacciones

El Puerto entiende que el pacto «no supone ningún avance». El presidente de la Autoridad Portuaria, Martín Fernández Prado, resaltó ayer que el acuerdo «no aporta ninguna solución» a la financiación de la deuda de 286 millones de euros que tiene la entidad portuaria por la construcción del puerto exterior (193 millones a Puertos del Estado y 93 al Banco Europeo de Inversiones). «Entendemos que no supone ningún avance para el problema de la financiación», remarcó el presidente, que insistió en que el documento «no cumple» los acuerdos que se aprobaron por unanimidad en el pleno de A Coruña para exigir la condonación de la deuda. Ni siquiera menciona, lamentó, «la aplicación de alguna ayuda equivalente, ni mejorar las condiciones de este crédito».

El PP cree que «es una vergüenza». El portavoz del PP en A Coruña, Miguel Lorenzo, aseguró que la postura del BNG es una «vergüenza» ya que los nacionalistas siempre pidieron la condonación de la deuda. «Ahora que el BNG tenía la oportunidad de demostrar su peso político no lo ha hecho. Se ha callado», aseguró. A Lorenzo le indigna que «ni siquiera lo mencione, ni lo exija». «Me llama la atención ese doble rasero que tienen», criticó.

El BNG valora «positivamente» la promesa. El portavoz del BNG, Francisco Jorquera, no quiso detallar más aspectos sobre el acuerdo, pero valoró «moi positivamente» que el Gobierno estatal se comprometa con A Coruña.

Propuesta

El Gobierno siempre defendió el pago por los muelles. Puertos del Estado rechazó de forma rotunda la condonación de la deuda reclamada por agrupaciones políticas y sociales y contempló siempre la compra como única solución. La facilidad que ofertó en el 2021 fue la de reestructurar la deuda con una moratoria hasta el 2035.

Negociaciones

Las Administraciones llegaron a un acuerdo que se rompió. La necesidad de poner punto y final a los convenios del 2004 que contemplaban la construcción de viviendas en los terrenos hizo que las Administraciones trazaran un plan para comprarlos y que sigan siendo públicos. La Xunta propuso comprar el 51 % de Batería y Calvo Sotelo, pero el Ayuntamiento lo rechazó y ofertó adquirir el 75 % de ambos muelles. Las otras partes aceptaron, de modo que el Gobierno gallego se haría con el 20 % y el Puerto se quedaría con un 5 %. Sin embargo, el gobierno local tenía que aprobar los presupuestos y su socio necesario, la Marea Atlántica, se oponía a pagar por los muelles. Entonces, el ejecutivo de Inés Rey cedió a la línea roja y rompió el pacto al que había llegado con las otras Administraciones sin comunicárselo. Su actual socio, el BNG, tampoco está dispuesto a destinar dinero municipal.