Un verano de ensueño y cuidado para las mascotas de A Coruña

A. G.

A CORUÑA CIUDAD

MIGUEL MIRAMONTES

En el área hay una gran variedad de servicios y productos para que el mejor amigo del hombre pase estos meses de la mejor forma posible, como en un campamento con otros de su especie, con gran variedad de artículos y siempre bien lavado y peinado

15 jul 2023 . Actualizado a las 12:14 h.

Cuando llega el verano y toca irse de vacaciones siempre surge la misma duda: ¿qué hacemos con el perro? Eso ya no es un problema, porque en el área de A Coruña existen lugares en los que los canes se pueden quedar mientras sus familias se van de viaje. Y no hay que preocuparse por si estarán bien o se sentirán solos, pues para ellos también es como pasar una estancia en un hotel de cinco estrellas o en un campamento en el que conocen a más perros y pueden jugar y correr, siempre bajo la supervisión de un encargado que buscará que el animal esté encantado con la experiencia.

La gerente de Mi Segunda Caseta, Adela Romay, explica que su hotel canino situado en Tarrío (Culleredo) está declarado como núcleo zoológico y está bajo el control de Medio Ambiente. Esto garantiza que cumplen la normativa que marca la ley. Las habitaciones son de uso individual, excepto cuando llegan perros de la misma casa, a los que se les pone un dormitorio compartido.

El hotel tiene más de 5.000 metros cuadrados de propiedad. Los perros grandes pueden hacer uso de los 4.000 metros de pista para correr y los pequeñitos usan parques cerrados para jugar y pasárselo en grande con otros canes, siempre bajo la vigilancia de cuidadores.

Adela Romay con uno de sus huéspedes en Mi Segunda Caseta.
Adela Romay con uno de sus huéspedes en Mi Segunda Caseta. MIGUEL MIRAMONTES

Adela Romay construyó Mi Segunda Caseta en 1999, en un espacio contiguo a su casa. «Cuando lo hice me decían que sonaba rarísimo. En España había más, pero en A Coruña era vanguardia pura», rememora la emprendedora, que cuenta que entonces tampoco había tanta demanda como ahora, pues para este verano ya tienen más de un 75 % de ocupación. «Mi reto cuando veo a un cliente nuevo es que quiera volver a entrar», asegura Adela, a quien inunda la felicidad cuando un perro que repite se adentra en las instalaciones corriendo, contento y feliz.

Mantas frías y helados

A pesar de que el verano puede ser un momento ideal para que los perros hagan amigos, también tiene un lado malo para ellos y es que no llevan nada bien el aumento de las temperaturas. Afortunadamente, en el mercado ya existen todo tipo de artículos para que las mascotas no sufran en estos meses. El gerente de Jardiland, Antonio Cabeza, explica que en estos meses «se suelen usar mucho las mantas de frío, porque cuando el perro se pone encima les da cierta sensación de frescor». En este establecimiento ubicado en la Avenida das Mariñas también venden helados para perros, «que son como yogures que se meten en el congelador y se convierten en una golosina fría». Los hay de varios sabores, como frutos rojos y melón y son ideales para el verano porque los perros solo eliminan el calor por la boca.

José María González, empleado de Jardiland.
José María González, empleado de Jardiland. MIGUEL MIRAMONTES

Otros productos de éxito en estas fechas son las pipetas antiparasitarias, las pastillas y los collares para evitar enfermedades porque «cada vez hay más parásitos», asegura el encargado de Jardiland, donde también comercializan todo tipo de trasportines y comederos de viaje para poder desplazarse a cualquier parte con un perro o un gato.

Secar y cepillar

En épocas de calor también es habitual cometer errores a la hora de la limpieza. «Uno es no cepillar al animal bien antes, dejando pelo muerto y nudos, lo que hace que el lavado no sea bueno. El segundo error más común es dejar secar al perro al aire o no secarlo completamente, lo que favorece la proliferación de bacterias que generan el mal olor en los animales y se puede incluso llegar a generar hongos», detalla Carlos Gómez, gerente de Patalimpa, el centro de lavado canino con servicio de peluquería situado en la avenida Emilia Pardo Bazán, en Oleiros.

El gerente de Patalimpa lavando a un cliente.
El gerente de Patalimpa lavando a un cliente. MIGUEL MIRAMONTES

En este sentido, Gómez indica que «en verano existe la costumbre de dejar secar al perro al sol y no debe hacerse nunca, porque el pelo hay que secarlo desde la raíz y no desde fuera hacia dentro», aclara Gómez, que señala que en Patalimpa dejan hasta 45 minutos de tiempo para secar al perro, que es suficiente para un animal de hasta 50 o 60 kilos.

En su local, que abre de nueve de la mañana a nueve de la tarde todos los días del año, incluidos los festivos, se puede hacer uso de la máquina de autolavado con siete chorros de agua pulverizada y dos secadores. También le cortan el pelo a los canes con cita previa.

Clínica Veterinaria Santa Cruz, 31 años de medicina

La clínica veterinaria Santa Cruz cumple 31 años dando servicio a sus clientes en el centro de Santa Cruz con un trato familiar de clínica de cercanía, pero con todos los servicios necesarios para realizar y ofrecer una completa medicina preventiva y, en su caso, terapéutica. «Fuimos de las primeras clínicas que se establecieron en el municipio de Oleiros y aquí seguimos después de muchos años con ganas renovadas y propuestas más ajustadas a las distintas necesidades. Tenemos clientes más implicados en la salud de su mascota y nos requieren mucha más información acerca de todo lo que se puede y debe de hacer», celebra la veterinaria Magally Santos.

Múltiples servicios

Sus instalaciones son completas e incluso cuentan con laboratorio de análisis clínicos y servicio de diagnóstico radiológico en el propio centro y tienda especializada en alimentación y nutrición.

Magally Santos, veterinaria de la Clínica Santa Cruz.
Magally Santos, veterinaria de la Clínica Santa Cruz. MIGUEL MIRAMONTES

Además, desde la clínica proponen planes de salud desde el primer día de la visita enfocados a medicina preventiva y que van desde las primeras vacunaciones a la necesidad o no de la esterilización tanto de hembras como de machos. En el caso de los felinos esta última se hace de forma habitual en el 99 % de los casos por estar la mayoría de los gatos en ambiente rural. Van y vienen en régimen de «media pensión», manteniendo sus privilegios de caza y exploración propios de la especie, pero los preparamos para evitar montas inadecuadas y transmisión de enfermedades. En los perros todo esto se personaliza más, ya que hay casos en los que no se recomienda por motivos variados, desde comportamentales a incluso sanitarios, animales que tienden a la obesidad o hembras con temperamentos cercanos a la agresividad son los más frecuentes; a pesar de ello, primando siempre la esterilización del animal, si es posible. Todo ello, detalla Magally, se ve facilitado por planes de medicina preventiva para los más jóvenes y chequeos geriátricos en el caso de los abuelitos para que lleguen a esa etapa en las mejores condiciones físicas y cognitivas.

Por otra parte, inciden en todo lo que se refiere a parásitos, tanto externos como internos, con la aparición de especies que no son endémicas pero se están asentando en la comunidad debido al cambio climático. Desde parásitos que aparecen en los ojos a enfermedades más sistémicas como las temidas filariosis o leishmaniasis, todas ellas transmitidas por mosquitos. «Por eso insistimos mucho en la prevención con tratamientos adecuados y de eficacia asegurada, por lo serio que puede llegar a ser el proceso en caso de contraer la enfermedad y sin olvidar que algunas de ellas son zoonosis, es decir, transmisibles al ser humano», precisa la veterinaria.

Nutrición

También disponen de asesoramiento en lo que se refiere a la nutrición de las mascotas «para evitar caer en errores con la salida al mercado de miles de dietas nuevas, que hay que personalizar una vez más en cada una de nuestras mascotas y poner en valor la etapa vital en la que están», advierte Magally Santos, que matiza que no todo vale para todos y a veces los mejores piensos son los que están contrastados por años de presencia en el mercado y estudios científicos que los avalan.

En la clínica Santa Cruz, ubicada en la calle Concepción Arenal, apoyan todo lo que es medicina basada en la evidencia recomendando la vacunación sistemática. También hacen hincapié en enseñar a sus clientes a entender el lenguaje canino y felino y a poder cumplir con lo que recomiendan las nuevas normas de bienestar animal creando un vínculo más sano entre el tutor y la mascota, evitando problemas de comportamiento en el futuro de más compleja resolución y de ese modo poder disfrutar plenamente de la convivencia diaria y facilitarla hacia los demás vecinos.

 Más de 10 playas que los perros pueden disfrutar

La mayoría de las playas no permiten la entrada de perros durante los meses estivales en los que estos enclaves se llenan de vecinos y visitantes deseosos por tomar el sol y darse un baño. De hecho, una de las condiciones para obtener la bandera azul, el distintivo de excelencia ambiental, es la ausencia de mascotas. Sin embargo, algunos Ayuntamientos han encontrado el truco para hacer que tanto personas como canes puedan disfrutar de los arenales en verano, establecer dos horarios diferenciados. El de los animales es de 22.00 a 10.00 horas, de modo que pueden dar el primer y el último paseo del día por las playas sin problema. El resto de la jornada se reserva exclusivamente para los seres humanos.

Esto sucede, por ejemplo, en todas las playas de Arteixo. Una ordenanza municipal contempla que el acceso de mascotas está permitido de diez de la noche a diez de la mañana, aunque este concello también cuenta con otros espacios rurales valorados por sus vecinos para el esparcimiento de los perros. A Hucha, A Salsa, Barrañán, Combouzas, O Reiro, Sabón, Valcovo y Suevos son las ocho playas de Arteixo con bandera azul. Todas ellas combinan la presencia de bañistas con las de animales domésticos sin interferencia.

Sada, otro paraíso animal

Aunque Arteixo fue el primero, otro Ayuntamiento permisivo con su normativa actual es Sada, donde las mascotas pueden ir a la playa en verano también en horario nocturno, entre el 1 de junio y el 30 de septiembre. El Concello modificó su ordenanza de limpieza y medio ambiente en el 2021, un año después de ser aprobada, para posibilitar que los perros disfruten de los arenales. El gobierno local apeló a la convivencia con las mascotas en espacios públicos, a los derechos animales y a una mejora de sus condiciones de vida. De esta forma, el año en curso es el tercero en el que los canes sadenses pueden jugar y correr en As Delicias, Morazón, Arnela o Lourido durante los meses estivales.

Bens, playa canina

El caso del Ayuntamiento coruñés es distinto, pues no tiene horario nocturno para los animales, pero acaba de designar la playa de Bens como canina durante todo el año. Tanto en invierno como en verano los perros pueden entrar al arenal a la hora que sea. El Concello modificó una ordenanza para establecer que la cala situada muy cerca del municipio de Arteixo pueda recibir «a personas usuarias acompañadas de sus perros», eso sí, «debiendo mantener en todo momento un control permanente y directo sobre los animales, de tal modo que no se produzcan molestias a otras personas».

Los expertos creen que es beneficioso para los perros ir a las playas porque son enclaves que proporcionan al animal sensación de libertad. Además, son entornos de socialización para ellos, pues pueden encontrarse a otros de su especie con los que jugar y crear vínculos. El simple gesto de que un perro cave en la arena y eche a correr explorando un espacio nuevo es muy positivo como ejercicio físico y ayuda a combatir y evitar diferentes problemas de sobrepeso e incluso de estrés e hiperactividad.